¡Y si solo actuamos!

Bruno es el reflejo de un niño con sueños, como el de todos y el orgullo de cada madre y padre y es que el destino es indescifrable, te otorga alegrías, pero también rompe ilusiones, segando el continuar de una persona y en otros la lesiona física, mental y moralmente.

Y es que ante tal evento el cobijo de los padres recae en orar para que todo salga bien, debido a que se desmorona todo, ¡te están arrancando de las entrañas lo que es tuyo¡, a lo que con tanto amor has ido esculpiendo, ¡es tu reflejo!, le has visto crecer.

Y es que Bruno encarna la historia de todos los niños con sus padres. Hoy él pasa por un momento delicado, pero estamos seguros de que al final del túnel está esa luz que le dará fuerza para su recuperación sumado a la esperanza vívida y anhelada por todos quienes aman a ese ser querido. Pero no solo queda allí, en este mundo terrenal se necesita de acciones, muchas más acciones de aquellas realizadas por sus padres, por su familia. En este momento se requiere que actuemos.

Sí, oremos por aquellos que hoy lloran a su ser querido, oremos porque mejoren aquellos lesionados, oremos para que las familias afectadas tengan fuerza y sabiduría, pero también, ¡Y si solo actuamos de forma responsable!, otorgando un aporte monetario que es bienvenido y necesario para realizar actividades, compra de insumos, atenciones médicas, para seguir luchando y que nuestro ser querido se reestablezca. Extendamos nuestra mano amiga, ¡hoy por aquellos necesitados mañana probablemente por ustedes! Sociedad su apoyo, al GAD cantonal su apoyo, al presidente de la República su apoyo.

Recuerden el proceso es dilatado para llevar a cabo la recuperación espiritual, psicológico y física, no queda únicamente en actuar en las semanas cercanas al evento, sino de forma dilatada ya que esto va de largo. Hoy es Bruno y todos quienes están pasando por estos momentos complicados. Fuerza estimadas familias, fuerza y fe Wilson y Silvana.

Paúl Cueva Luzuriaga

paulscueva@hotmail.com