El transporte escolar e institucional de Loja, acosado por las deudas

Varios socios empezaron a vender sus unidades para cancelar los créditos. Aún tienen una esperanza: una reforma a la Ley.

Las unidades se encuentran paralizadas porque no hay movimiento en la ciudad.
Las unidades se encuentran paralizadas porque no hay movimiento en la ciudad.

El sector de la transportación escolar e institucional, que agrupa a 174 socios lojanos, no aguanta más. Es que un año paralizado por la pandemia del coronavirus lo ha conducido a una fuerte crisis económica, a tal punto que algunos de ellos se encuentran vendiendo sus unidades y ello no parará, a no ser que la Asamblea Nacional introduzca una reforma a la Ley de Tránsito.

Reunión con legisladores electos

En este contexto, el presidente de la Unión de Transporte Escolar e Institucional de Loja, Ángel Stalin Ludeña Morocho, informa que tienen previsto reunirse con los asambleístas electos por Loja. Allí expondrán la problemática que atraviesan.

“Solicitaremos que nos apoyen en la reforma a la Ley de Tránsito, relacionada con la unificación de las modalidades de transporte comercial que, de alguna manera, cumplimos con la actividad similar”, informa.

Acota que la solicitud la realizan tomando en cuenta que representan a un sector importante de la transportación. A escala nacional suman 13.980 socios “que nos dedicamos a esta actividad y que en la actualidad nos encontramos en la desocupación (…), entonces, necesitamos de su respaldo para esta reactivación económica”.

Dice que de dar la Legislatura luz verde a la reforma a la Ley, este sector podrá brindar el servicio a los clientes en las modalidades de transporte escolar, institucional y turístico, “que originalmente así iniciamos, pero, poco a poco, se nos ha ido limitando y coartando nuestro derecho al trabajo”.

Hay un ‘cero trabajo’

Ángel Stalin Ludeña cuenta esta forma de transportación, al momento, se encuentra paralizada porque “hay cero trabajo”, precisamente porque no existe la norma jurídica que facilite la libre labor en esta modalidad.

Manifiesta que se han realizado diversas movilizaciones en la ciudad de Loja, donde participaron todas las modalidades del transporte, sin embargo, no ha habido respuesta por parte de las autoridades locales.

Acota que el tiempo transcurrido de paralización los ha sumido en la desesperación por la falta de trabajo e informa que, de los 174 socios, unos 10 tienen actividad por prestar sus servicios a entidades públicas, mientras que los 164 restantes tienen a sus automotores guardados.

Empieza la deserción de los socios

El no tener una fuente de ocupación, por medio del servicio de transporte, ha originado grandes deudas en bancos y más entidades financieras. Esto último, según cuenta el presidente, ha motivado que algunos socios se encuentran vendiendo las unidades, originándose una “deserción de un 40% de los compañeros para cumplir con las obligaciones en las entidades crediticias”.

DÍGITO

174 socios pertenecen a la Unión de Transporte Escolar e Institucional de Loja.

Abrir chat