Víctor Augusto Chininín, el primer tipógrafo lojano, deja un gran legado

Varios periódicos de la localidad contaron con sus invaluables servicios. Su jornada de trabajo superó las 18 horas diarias. Fue un lector infatigable.   

Víctor Augusto Chininín Jiménez falleció el 11 de marzo de 2024, a los 102 años de edad.  

Víctor Augusto Chininín Jiménez, nacido el 23 de noviembre de 1922, en Espíndola, cantón perteneciente a la provincia de Loja, se constituyó en el primer tipógrafo lojano. Su deceso, el 11 de marzo de 2024, fue muy sentido por la sociedad lojana y del país.

Padre de 10 hijos

Casado con Luz Angélica Campoverde Aguilera, en 1949 y fallecida el 26 de diciembre de 2007, fue padre de 10 hijos, todos ellos hoy prestantes ciudadanos que aportan al desarrollo de Loja y el Ecuador.

A los 12 años de edad, Víctor Augusto se radicó en la ciudad de Loja. Insertado ya a la población económicamente activa, se destacó por su habilidad y destreza en el manejo de la imprenta, cuya tecnología era manual en ese entonces. Fue el primer tipógrafo lojano.

A temprana edad conoció y se vinculó con el semanario El Clero, que tuvo una efímera existencia, luego con El Crisol, de tendencia izquierdista que, igualmente, fue de corta duración.

Artes gráficas y La Opinión del Sur

Su experiencia lograda en el difícil campo de las artes gráficas, lo llevó a ser llamado a trabajar por el director del diario La Opinión del Sur, Rafael Villavicencio Vélez, actividad que, con mística y profundo compromiso, la ejerció por el lapso de 16 años.

El medio de comunicación lojano tuvo como integrantes de su planta de redacción a los eruditos Alejandro Carrión Aguirre, Enrique García Burneo, Tomás Aguirre Ruiz y Hernán Gallardo Moscoso. Las últimas ediciones del diario estuvieron a cargo de los esposos Eduardo Valdivieso y Teresa Mora Ortega, así como de los hermanos Carlos y Lorgio García García.

Víctor Augusto Chininín Jiménez laboró luego en el diario El Mundo. Lo hizo por el tiempo de 10 años, aproximadamente. Parte del equipo periodístico lo integraban Rubén Ortega Jaramillo, Arturo Armijos Ayala, Teresa Mora de Valdivieso, Jorge Mora Ortega, Juan Cueva Serrano y los hermanos Oswaldo y Ecuador Espinosa Sigcho.

El Ministerio de Educación, en un evento solemne, le impuso la condecoración al mérito.

Labor de lunes a domingo

Las jornadas normales de trabajo de Víctor Chininín superaban las 16 o 18 horas diarias, de lunes a domingo. Su jubilación lo mantuvo más cerca de su familia, a la cual le profesaba inmensa devoción y amor.

La responsabilidad que lo caracterizó lo hizo merecedor de varios reconocimientos, entre ellos, el otorgado por el Ministerio de Educación, que le impuso la condecoración al Mérito, al ser el primer tipógrafo de Loja y la región Sur del país.

En una entrevista realizada en 2000, Víctor Chininín Jiménez dijo que el avance tecnológico de la actividad gráfica dejó atrás el tipo y el linotipo. También opinó que la prensa rotativa del diario El Mundo pudo ser parte de un museo que dé cuenta de la historia de la actividad editorial, y no fundida como lo fue.  

El ser humano y sus pasatiempos

Se destacó por sus extraordinarias cualidades humanas, por su cultura y respeto al prójimo y por ser un hombre íntegro a tiempo exclusivo. Fue un ejemplo de indescriptibles e inconmensurables virtudes.

Un apasionado de la lectura y de la música, especialmente ecuatoriana e instrumental, en su juventud demostró habilidad para ejecutar la guitarra, el canto y la natación. Su distracción también fue espectar el fútbol y fue hincha fiel de El Nacional.

Luego de una dilatada trayectoria, Víctor Chininín Jiménez, rodeado del cariño de sus hijos, falleció a la edad de 102 años, dejando un gran legado a las actuales y futuras generaciones, sobre todo en los ámbitos del amor al trabajo, la responsabilidad, la cultura y su entrañable amor a Loja.  

Una anécdota:

Mi padre, un asiduo lector más aún en su condición de jubilado, al final de mi jornada laboral diaria, con frecuencia me evitaba la lectura de los periódicos que él compraba, pues se me adelantaba y me recitaba un resumen de las principales noticias. 

Ángel Vicente, hijo

PARA SABER

Fue un fiel seguidor del equipo ecuatoriano El Nacional.

DÍGITO

Alrededor de 16 años trabajó en el diario La Opinión del Sur y cerca de 10 años, en El Mundo.