¿Y si nos quedamos con lo indispensable?

El 2020 ha sido un año que sin lugar a dudas va a quedar en la memoria de todas las generaciones, de pronto de un momento a otro todo cambió… de pronto no podíamos estar cerca de las personas que queremos, ni viajar, ni salir de casa con tranquilidad, además; muchas empresas quebraron, y en medio de toda esta vida a medias, llegaron personas para recordarnos que no todo está perdido. Hay muchas frases que me vienen a la mente, pero con la que más me identifico es aquella que dice “nunca sabes lo fuerte que eres, hasta que ser fuerte es la única opción que te queda”, hemos aprendido que los lujos resultan insignificantes si no tenemos salud, amigos y familia cerca. La fe, la resilencia y la unión han marcado estos tiempos y seguirán presentes de aquí en adelante.

Estamos a pocos días de iniciar un 2021 lleno de incertidumbre pero con la certeza de que la ciudad, el país y el mundo han cambiado, hagamos que la empatía se adueñe de nosotros; en estas fiestas de Navidad y fin de año, celebremos la vida y cuando suenen las campanas del 31 de diciembre, recordemos que no tenemos la vida comprada que lo importante para cada uno de nosotros es la paz, la alegría, el amor… así que cuando vengan los problemas, las crisis, afrontémoslos de forma sabia. La vida no está libre de inconvenientes, pero debemos siempre ver el lado positivo de cada situación, así seremos mucho mas empáticos, fuertes y proactivos.

Abrir chat