Vamos a decidir el voto

Es posible que exista más de un candidato que tenga por lo menos, buenas intenciones, y pretenda sacar adelante nuestro país que se debate en medio de una crisis económica profunda, acentuada por la crisis sanitaria mundial y una desgarradora crisis moral que nos avergüenza como nación; no obstante, de lo que hemos visto, a más de circo, barullo y unas cuantas mentiras groseras, el panorama no es alentador y quizá, corresponda elegir el mal menor.

Llegaremos al día del sufragio con más dudas que certezas, pues, el proceso electoral en marcha es uno de los más caóticos que hemos vivido en los últimos 30 años de una democracia imperfecta. Sin embargo, nos corresponde elegir entre quienes desean recuperar el botín, la mina de oro, el sueño ecuatoriano -recuperar el futuro- y quienes con matices grises y algunos nubarrones intentan decirnos que aún hay esperanza y salvación para este cataclismo denominado “arroz verde”.

No hay margen para el error, el domingo siete de febrero, en nuestra mente se ha trazado una línea geográfica divisoria, la cual circunscribe dos escenarios: el primero, entregamos nuestro voto para replicar la Venezuela de la destrucción; y, el segundo, votamos por alguna esperanza de cambio y la reinstitucionalización del Estado. En verdad ecuatorianos, no hay margen de error, vamos a las urnas a decidir nuestro voto por el bienestar de todos, mas no por el “arroz verde” del pasado; para que esto suceda les deseamos: …buen viento…y buena mar.

Lenin Paladines Salvador                                              

leninbpaladines@hotmail.com

Abrir chat