Un ministerio sin horizontes

Hablando en buen romance, el Ministerio de Salud, es la fuente de todos los males del actual régimen; ha sido su talón de Aquiles pues, quienes han estado al frente, han sido profesionales que deben ser muy buenos en su gestión particular, pero pésimos como administradores, sobre todo en la crisis sanitaria originada por el coronavirus.

El actual mandatario comenzó su periodo con la ministra de salud Verónica Espinosa, quien, por incumplimiento de funciones, compareció a la Asamblea para juicio político y posterior censura, esto en agosto de 2019. Otra dama, Catalina Andramuño, asumió este ministerio y con ella se enfrentaron los primeros días del coronavirus en el país. Su gestión no fue idónea y renunció manifestando que no contó con los recursos necesarios para enfrentar la pandemia.

Apareció en el escenario Juan Carlos Zevallos, dicen que es un gran científico de la medicina, pero no fue como ministro, asumió el cargo en marzo de 2020, cuando la pandemia había tomado cuerpo en el país, los contagiados aumentaban aceleradamente y los muertos igual. Para él, todo lo malo estaba bien y era normal en la crisis sanitaria. Pronto aparecieron cuestionamientos, por los carnés de falsos discapacitados para lucrar con sus beneficios. La gota que derramó el vaso fue la vacunación que se inició en enero de este año, con severas irregularidades, con las denominadas vacunas VIP. Luego de recibir la de refuerzo, y cuando iba a ser llamado a juicio, se esfumó.

A renglón seguido aparece Rodolfo Farfán, otro médico que renunció a los pocos días, asustado por los requerimientos jurídicos de presentar la lista de vacunados de manera ilegal. A fines de marzo, con sonoridad de alto jefe, asumió Mauro Falconí que no tuvo tiempo ni de acomodarse en su sillón, porque fue destituido por el maltrato a las personas de la tercera edad en el proceso de vacunación. La semana pasada se posesionó Camilo Salinas, para asumir un ministerio que hace rato perdió todos los horizontes. Esperamos que su gestión de 44 días sea positiva, aplicando el plan de vacunación con celeridad, orden y mucho respeto.

Darío Granda Astudillo

dargranda@gmail.com

Abrir chat