Un año de transformación positiva

Cuando faltan poco para terminar el 2020, que ha sido  tan complicado y diferente a todos los anteriores, quiero resaltar los valores que han acompañado a las familias que viven con una persona con discapacidad, especialmente con Síndrome de Down y cuya valía se encuentra en la unión y amor demostrado en todos estos meses de confinamiento con la llegada del Covid 19 en todo el mundo.

Primero quiero agradecer a todas las personas solidarias, que nunca se fueron y que de diferentes formas se hicieron presentes para apoyar a nuestros hijos a través de la Asociación de Padres con hijos con Síndrome de Down. En segundo lugar, felicitar a las familias, que siguieron demostrando que en los problemas que se les presentó este año siempre mantuvieron una actitud positiva ante la vida y se esforzaron por salir, a pesar del dolor por la pérdida de algún ser amado u otra pérdida. El amor filial se vio fortalecido en tiempos de Covid, lo cual permitió que las familias se unan más, buscando el bien de todos.  Y lo más importante fue que las familias y personas con Síndrome de Down se han convertido en un modelo de solidaridad a seguir por la sociedad, que todavía le falta cultivar y profundizar la empatía hacia las personas con discapacidad. Mi mejor deseo para que en el 2021 logremos que sus derechos fundamentales sean respetados y puedan tener una vida digna. Juntos haremos el cambio.

Maritza Beatriz Morquecho

beatrizmorquecho2012@hotmail.com

Abrir chat