Resiliencia

Es opinión común, el que la humanidad está viviendo un momento dramático sin precedentes a causa de la pandemia del Coronavirus.

Ciertamente, a pesar de que en todos los tiempos hemos enfrentado fenómenos terribles como la Peste de la Edad Media, la II Guerra Mundial, la caída del Muro de Berlín, la Gripa Española, las nefastas crisis económicas de los años 1978 y 208, pero ninguna de ellas ha tenido un alcance social tan desastroso como la actual.

Estamos en presencia de una situación obscura, de una conmoción psicológica muy grave.

Alguien sostuvo que el individualismo, la inhumanidad, el egoísmo y la barbarie, se están adueñando del corazón y la conciencia de ciertas personas e instituciones públicas y privadas.

Si reflexionamos atentamente sobre la realidad, es evidente que necesitamos adoptar una conducta comunitaria de resilencia para hacer frente a esta adversidad.

Más allá de las diversas actividades científicas, que obviamente nos ayudaran a recomponernos, creo que la solidaridad, la caridad, la generosidad y el civismo, son los valores claves que nos servirán mucho en estos momentos de tanta incertidumbre y sufrimiento que estamos viviendo.

Pero esta modificación debe ir acompañada indefectiblemente de una reforma de nuestras mentalidades, inspiradas en una actitud ver y reconocer las necesidades de los enfermos de Covic; en la donar y ofrecer ayuda a las personas contaminadas y a sus familiares, sin recibir nada a cambio; en brindar amor al que sufre la enfermedad, sin importar su condición social; y, en el respeto a las normas de convivencia. 

Jaime A. Guzmán R.

jaimeantonio07@hotmail.es

Abrir chat