Pro Vida, un paradigma Social

 “Mi libertad se termina dónde empieza la de los demás”, tomado de un pensamiento filosófico de J-P Sartre, este concepto de “Libertad” fácilmente se extrapole al concepto de los “Derechos Individuales”; y recala precisamente en el debate existencial Pro vida – Pro aborto que hace unos días volvió a llenar los espacios de discusión y opinión.

Un tema legal resuelto en la Corte Constitucional que deja secuelas y sin sabores de opinión de lado y lado. Y es que la resolución pese a ser clara: “Despenalización del aborto solo en casos de violación”, se tacha de inconstitucional y un atentado contra la vida para quienes se oponen al aborto, mientras que la contraparte lo considera un paso más en la lucha por los derechos de las mujeres y la libertad reproductiva e individual.

El debate moral contra el progresista; la codificación legal del siglo pasado vs la reivindicación de los derechos en el actual contexto. Es necesario recalcar que el dictamen no promueve ni juzga la acción de abortar, tan solo exime de la pena de privación de libertad a quien lo haga, reiterando siempre que sea por las consideraciones antepuestas (VIOLACIÓN). Es decir, se resolvió de manera técnico legal, promoviendo sí la garantía del derecho a las personas afectadas por otro delito.

Pensar en discutir este tema desde una perspectiva ética-moral o espiritual podría soslayar la garantía del derecho en pro de las mujeres. Por ello para mantener la independencia de la justicia, también es necesario despojarnos de nuestra condición moral o incluso religiosa, algo tal vez más complicado. El reto es el cambio de paradigma social.

Jorge Ochoa Astudillo

socjorgeochoaa@gmail.com

Abrir chat