Pandemia y corrupción

La pandemia es un fenómeno que nadie lo tenía previsto, mientras que la corrupción es una forma de vida que se ha ido convirtiendo en algo natural y que nos golpea aún más fuerte que la primera. Para el coronavirus, ya hay una vacuna, sin embargo, contra la corrupción jugamos con cancha inclinada, porque esta red es tan grande y poderosa. En Ecuador, la delincuencia ha demostrado una capacidad inusitada de reinvención a tal punto de jugar con la vida de millones de personas, comparando la pandemia y la corrupción como sinónimos de descomposición y muerte.

El coronavirus nos advierte de una tasa muy alta de mortalidad, pero la corrupción se lleva a naciones enteras por la irresponsabilidad de unos cuantos delincuentes, pese a que la corrupción no es sinónimo de política, sin embargo, es donde con mayor fuerza se evidencia. Es común escuchar a diario casos sorprendentes de asaltos con guante blanco, No puede ser posible que el entusiasmo por hacer política de unos cuantos sea el afán de embolsicarse el dinero de un pueblo necesitado y desesperado.

Decenas de miles de ecuatorianos nos levantamos desde muy temprano para ganarnos la vida de manera honrada, pero a la vuelta de la esquina están los otros, aquellos que con una llamada pactan grandes negociados, aquellos que usan el poder para beneficio personal, es por eso necesario fumigar el Estado y adecentar la sociedad, trabajar en valores, porque seguro VAMOS a cambiar

Marco A. González N.

marcoantoniog31@hotmail.es

Abrir chat