Navidad de la pandemia

En estos días hemos visitado a los niños de la escuela del grado de nuestra pequeña ya que nos hemos comprometido con la directiva del cuarto año de EGB. Nos han acompañados dos docentes de grado: aquella que estuvo hasta el 12 de marzo del presente y que no pudo finalizar el año lectivo 2019-2020 de forma presencial, así como la nueva docente del presente periodo académico y que aún no conocían los niños, junto a un grupo de padres de familia.

Con expectativa, temor, y emociones encontradas, los niños recibían a sus maestras y por supuesto su regalo acompañado de su funda de caramelos (no hemos pedido ninguna contribución), haciéndonos entender los valores más sublimes del ser humano como: la alegría del encuentro, el abrazo fraterno, la sonrisa que nace del don de la vida. En las visitas a cada niño hemos descubierto otra realidad de la pandemia: algunos niños están lejos, sus padres han tenido que tomar decisiones por trabajo, o ir a vivir en casa de sus abuelos o familiares, porque la realidad económica ha generado que las familias tomen decisiones para sobrevivir. 

Aún estamos a tiempo de dejar a un lado la conexión virtual, para que hagamos una conexión real, donde los sentimientos más profundos afloren frente a los educandos. Necesitamos escuchar a los niños, algunos están sufriendo un enorme estrés, aburrimiento y cansancio debido a que las tareas les sobrepasan. La pantalla, la casa les consume.

Los actores educativos debemos entender esta nueva normalidad y ser innovadores. Asumamos un nuevo rol como padres y educadores y sigamos garantizando el derecho de nuestros niños, a ser felices. Una feliz navidad de pandemia para todos.  Cambio y fuera.

Richard E. Ruiz O.

richardruiz.45@gmail.com

Abrir chat