‘Las masacres en las cárceles se deben a políticas implementadas y a ciertos pactos con bandas’

Jurista Geovanni Guzmán Cárdenas habla de acuerdos con organizaciones delictivas y que la Constitución no respalda a la Policía y al Ejército.

El coronel en servicio pasivo de la Policía Nacional opina que el actual régimen ha demostrado que en seguridad no tenía ninguna intención de intervenir, peor aún en el sistema carcelario.

Las masacres al interior de las cárceles del país, que se suscitaron en meses anteriores y que originaron una conmoción general, son el resultado de las políticas implementadas por los gobiernos nacionales anteriores y de ciertos pactos asumidos entre autoridades y bandas delictivas organizadas. Así opina Geovanni Guzmán Cárdenas, coronel en servicio pasivo de la Policía Nacional y abogado en libre ejercicio profesional.

Especifica que el entonces ministro del Interior, José Serrano, del régimen de Rafael Correa Delgado, realizaba pactos, “no con delincuentes comunes”, sino “con estructuras criminales, con bandas organizadas”.

Los compromisos asumidos con grupos ilícitos, en su criterio, dio paso a la instauración del microtráfico, fortalecido en los últimos tiempos por el espacio de poder que se les dio a las bandas criminales en el Ecuador que, en su momento, fueron aniquiladas.

“Pero vemos que las políticas de Gobierno no han estado orientadas a favor de la sociedad ecuatoriana, sino de los delincuentes y así lo percibe el ciudadano del país”, precisa.

Entonces, ¿no hay salida?

Sí hay una salida. Obviamente tendría el presidente de la República que llamar a una asamblea constituyente para reformar la Constitución. Tanto el COIP, el Cogep y todas las leyes que son el apéndice de la Carta Magna favorecen al accionar delictivo, no de quienes roban un celular o una gallina, sino de bandas internacionales con una logística mejor que la que tiene la fuerza pública.

¿En qué influyen lo que usted denomina pactos?

Los pactos realizados por los gobiernos anteriores permitieron que el Ecuador ya no sea solo un país de paso del narcotráfico, sino de acopio, de base, para que se disemine el microtráfico en nuestra sociedad a través de esta tabla de consumo.

¿Y se puede eliminar esta tabla de consumo?

Sí. Y no se entiende el porqué el presidente de la República no elimina esta tabla de consumo, qué pactos tiene con los gobiernos anteriores, quién lo está presionando, es hora que diga la verdad. Si una persona llega a conducir el país es para hacer historia (…) en bien de la sociedad y del pueblo ecuatoriano.

¿Y qué papel cumplen aquí la Fiscalía y el Consejo de la Judicatura?

En mi criterio de jurista, el Consejo de la Judicatura tiene que desaparecer porque no ha sido más que un medio de chantaje y presión para los jueces, un ente manipulador y, entonces, se ven amenazados y presionados porque es un ente sancionador.

¿Y qué pasa con la Fiscalía?

Es necesario que tenga una escuela de fiscales ya que, al no haber, muchos de estos funcionarios no son buenos investigadores y aprenden en el caminar o por la experiencia que tiene la Policía Nacional que trabaja con ellos.

En otros países, el fiscal toma su arma, su chaleco y se va a investigar, no es de escritorio, sino una persona de investigación operativa. 

Lamentablemente, la Constitución y la Justicia fueron hechas a la medida de del proyecto político de la revolución ciudadana del siglo XXI (…) para continuar ellos en el poder.

¿La Constitución ampara al policía y al militar?

No. Un ejemplo de ello es cuando, hace alrededor de cinco años, hubo un amotinamiento en la cárcel de Turi (Azuay). La fuerza pública, a través de los policías, ingresó al centro penitenciario y controló la situación, pero, sin embargo, hubo más de 37 policías que fueron a prisión, acusados por parte de abogados sin criterio de tortura.  

Lamentablemente gobiernos anteriores encarcelaron al policía, le quitaron los honores, lo desmoralizaron, desinstitucionalizaron a la fuerza pública, le despojaron la respetabilidad que antes tenía, así como la personería jurídica con el fin de controlar políticamente tanto a la Policía Nacional y a las Fuerzas Armadas.

¿La policía comunitaria ha dado resultado?

No se ha hecho una evaluación de la seguridad desde hace 15 años. Entonces, no sabemos si ha dado resultado la policía comunitaria. Los UPC en los distintos barrios fueron construidos para desarticular la fuerza y el poder que tenían los cuarteles grandes.

El sistema de inteligencia debe activarse, pero de manera independiente, sin que pueda darse la manipulación política. 

La Policía tiene que armar las unidades que Correa desarmó. Si bien actualmente se tiene un equipo táctico muy bueno, como el GIR, el GOE, la Unase, pero no cuenta con el respaldo respectivo.

LA VOZ

Hay que tener las herramientas necesarias para poder actuar definitivamente contra la inseguridad”,

La seguridad es parte del desarrollo de un país”, Geovanni Guzmán Cárdenas, coronel en servicio pasivo de la Policía Nacional

Abrir chat