La saturación y el peligro golpean a la vía Loja-Catamayo

Sectores coinciden que es necesaria la ampliación. Demandan la atención del MTOP y la presión de las autoridades locales.

La vía, de 37 kilómetros de longitud, conecta a Loja con el interior de la provincia, así como con la Costa.
La vía, de 37 kilómetros de longitud, conecta a Loja con el interior de la provincia, así como con la Costa.

La movilización de los vehículos pesados y extrapesados por la vía Loja-Catamayo, en la provincia de Loja, tiene preocupados a los productores y transportistas lojanos. Exhortan a retomar el proyecto de cuatro carriles, que permita su ensanchamiento, en razón que, al momento, transitar por allí se convierte en tortuoso y hasta peligroso por las caravanas que se forman.

Una vía saturada

“La vía se encuentra saturada de camiones de carga pesada”, manifiesta el vicepresidente de la Asociación de Cañicultores de la provincia de Loja, Galo Alfonso Sotomayor Veintimilla, quien dice que movilizan material extraído de las mineras de Zamora Chinchipe, así como carga, derivados del petróleo, entre otros, que ponen en peligro constante a los vehículos livianos.

Convencido de que es hora de evitar tragedias para salvar vidas, manifiesta que es urgente exigir al Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP) agilite el proceso para la ampliación de la vía, que puede ser de tres o cuatro carriles, donde el sector privado también se involucre en forma activa.

“Las autoridades lojanas deben dejar de estar entretenidas en cosas pequeñas y entender que este eje une a todos los cantones lojanos, aparte de El Oro”, expresa, al tiempo aclara que la solicitud nada tiene que ver con el tema político-partidista, “que ya pasó”, sino que es un sentir de los diversos sectores de la producción de esta provincia.

“Realmente es una suerte de Dios no habernos accidentado o matado porque la vía se encuentra saturada”, puntualiza, tras informar que entre las dos mineras suman alrededor de 160 tráileres que se movilizan toda la semana, entre ida y retorno.

Sin que implique, según aclara, que se prohíba el paso a estos vehículos, es necesario que se programe su circulación, lo cual evitará una serie de inconvenientes como la marcha demasiado lenta, dado que, si antes se empleaba un tiempo de 35 minutos a Catamayo, hoy se cubre esa ruta, de 37 kilómetros de longitud, hasta en una hora.

También comenta que muchos usuarios toman como alternativa la vía antigua, sin embargo, no es adecuada porque no tiene señalización ni horizontal ni vertical, una densa neblina, gran cantidad de curvas, entre otros obstáculos.

Hasta 250 tráileres diarios

El transportista lojano, Iván Ludeña Astudillo, informa que entre 200 y 250 tráileres diarios se movilizan diariamente por allí, situación que ubica a la vía en una posición de peligro, igual al eje Alóag-Santo Domingo que, en años anteriores, era la más riesgosa del país.

Aunque dice que ya la Loja-Catamayo puede ser catalogada como la más peligrosa del Ecuador, mientras que los sectores que deben remediar este inconveniente, en su criterio, solo quedan en declaraciones, manifestaciones, discursos políticos, entre otros, pero que nada concretan. Exhorta a los cuatro asambleístas electos a actuar de manera urgente, así como al nuevo presidente de República, sea Andrés Arauz o Guillermo Lasso, a tomar en cuenta este pedido de los lojanos.

Exigencia al MTOP

Son varias las acciones que se pueden hacer para remediar el problema. Así manifiesta el vicealcalde del cantón, Nixon Arlig Granda, quien considera que, alejando el miramiento político, se debe exigir al MTOP la ampliación a cuatro carriles que se torna en una necesidad, si se quiere mejorar la conectividad entre Loja y Catamayo.

Como segunda alternativa plantea, luego de conversaciones y análisis profundos, el crear un peaje para generar recursos económicos, especialmente por donde pasan los vehículos pesados de las mineras.

El concejal califica a la vía como peligrosa porque se han suscitado una serie de accidentes, dado que al formar hileras los automotores de gran tonelaje, es imposible rebasarlos y cuando se hace se corre el riesgo de sufrir un percance que puede concluir en fatalidad. 

VOZ

“Aquí hay un alcalde de Loja y un prefecto, pero no opinan, entonces, es la gente que hace producción la que tiene que empujar este proyecto (ensanchamiento de la vía)”,

Galo Alfonso Sotomayor, cañicultor lojano

“Me atrevo a decir que la vía Loja-Catamayo es la más peligrosa del Ecuador”,

Iván Ludeña Astudillo, transportista lojano.

“Es una necesidad que la vía sea de cuatro carriles”,

Nixon Granda, vicealcalde de Loja.

Qué pasó con la vía Loja-Catamayo

Sybel Ontaneda Andrade

A finales de 2019, el actual Gobierno con bombos y platillos anunciaba la viabilidad técnica, económica, financiera y legal del proyecto: Diseño, financiamiento, ampliación a tres carriles, construcción de estación de peaje, operación y mantenimiento de la carretera Loja-Catamayo, y enlace al aeropuerto de Catamayo, de 32.67 kilómetros. Y estableció que el MTOP fuera el responsable de llevar adelante el proceso.

Este anuncio oficial provocó un debate intenso en los diferentes sectores de Loja, autoridades, dirigentes gremiales, sindicales, medios de comunicación y ciudadanía en general reaccionaron en el sentido que la vía no ameritaba la ampliación a tres carriles sino a cuatro.  Ha pasado el tiempo y la obra no ha iniciado, ni siquiera se ha firmado el contrato.  Ojalá que el nuevo Gobierno se conduela del sur del país, porque la actual vía no da más.

Abrir chat