La prelibertad que Henry A. C. pidió no llegó y murió en Turi

Él es uno de los 34 internos que falleció en la masacre ocurrida en la cárcel de la provincia del Azuay.

Juan Pablo Granda Matailo tramitó igual pedido para otro de los sentenciados por ese delito y le fue concedido.
Juan Pablo Granda Matailo tramitó igual pedido para otro de los sentenciados por ese delito y le fue concedido.

La aparente negligencia de las autoridades judiciales de los Juzgados de Garantías Penitenciarias de la Corte de Justicia del Azuay habría evitado que Henry A. C., de 28 años, se beneficie de la fase de prelibertad a la cual tenía derecho por haber cumplido el 40% de la pena de 16 años que él recibió por un delito de asesinato.

Pero, mientras él esperaba que las autoridades judiciales resuelvan ese pedido que lo hacía Juan Pablo Granda, su segundo abogado defensor, se convirtió en uno de los 34 internos que el martes 23 de febrero de 2021 fueron asesinados y sus cuerpos desmembrados en el Centro de Rehabilitación Social Turi, de Cuenca.

Cambio de pabellón

La pareja de Henry A. C., padre de los tres hijos que tuvo con él, de 11 y 9 años y de 6 meses de edad, a quien él no conoció, recuerda que en 2015 fue trasladado de la cárcel local a la de Cuenca y cree que fue porque ella habría pedido que lo cambien de celda porque en la que él permanecía le estaba afectando su salud.

«Esa celda era muy húmeda y mi marido escupía y vomitaba sangre. Yo estaba muy asustada e hice mi pedido, pero mejor lo trasladaron a la cárcel de Turi en donde antes de lo ocurrido a él lo cambian del pabellón de ‘mediana seguridad JB’ al de máxima seguridad en dónde ocurrió esa matanza», relata la pareja de Henry A. C.

Informe favorable

El abogado de Henry A. C. indica que él estaba facultado para acceder a la fase de prelibertad como lo contemplaba el Código Penal anterior y el Código de Ejecución de Penas. Él cumplía con el 40% de la sentencia de 16 años más le negaron ese derecho, en un primer pedido, aduciendo que no tenía el certificado psicológico.

El abogado dice que ese certificado no era necesario y conoció que la Comisión de Beneficios Penitenciarios del Sistema Nacional de Rehabilitación Social ahora Servicio Nacional de Atención Integral para Personas Adultas Privadas de Libertad y Adolescentes Infractores (Snai) emitió un informe favorable para Henry A. C.

Se hubiera salvado

Se cumplían los requisitos de los literales a, b y c del Art. 38 del Código de Ejecución de Penas y Rehabilitación Social. Los abogados que antes representaron a Henry A. C. apelaron esa negativa a la Sala Penal del Azuay en donde se declara de oficio la nulidad del pedido y vuelve a solicitarse, pero está vez a cargo de Granda Matailo.

Si el pedido hubiese sido admitido Henry A. C. se hubiera acogido a la fase de prelibertad y él habría salido de la cárcel a inicio o finales de diciembre de 2020. Las cuatro personas que al igual que Henry A. C. fueron sentenciadas por ese delito se acogieron a esa fase y ellos cumplen el resto de la pena en libertad.

Demanda en contra del Estado

La pareja de Henry A. C. no descarta plantear una demanda en contra del Estado ecuatoriano por lo sucedido con él, quien fue víctima de la negligencia de las autoridades judiciales que no admitieron que él se beneficie de la fase de prelibertad y haya fallecido de esa forma. Ella dice que él, también, fue decapitado.

CLAVE

Henry A. C. nació en la provincia de Esmeraldas.

Abrir chat