La lojana que hizo historia en la justicia

Desde hoy, Loja recibe una gloria más, que no irá al panteón de sus ancestros sino a las memorias vivas que caminan y enseñan. Paulina Aguirre Suarez, acaba su período como la primera mujer lojana, ecuatoriana y profesional del derecho en presidir la Corte Nacional de Justicia del Ecuador, se convierte en el siglo XXI, en lo que, en el siglo pasado, Matilde Hidalgo Navarro se convirtiera para la medicina.

Una hija del sur, mujer hecha y derecha, con leyes en las venas como sus ancestros, Baltazar Aguirre y con la imparcialidad heredada por su padre, nuestro abuelo, Gustavo Aguirre Ruiz, pero ya con su tenacidad, perseverancia y profesionalismo como marca propia. Con una carrera judicial pulcra, limpia e intachable que luego de casi 32 años consecutivos imprime su sello en la historia y deja la carrera judicial luego de ocupar la más alta dignidad del país.

Que las nuevas generaciones aprendamos de ella que la justicia puede dejar de ser insignia, propaganda y el establecimiento de una mera relación de poder, y que ella puede ser una realidad. Que el sur y desde el sur siempre se sube a decir ¡aquí estamos! Y ¡así se hace! No diré que tiene aires quijotescos, ni que su moral es socrática. Ella ya rompió al viejo filósofo, al viejo abogado, a la justicia con rostro de varón. Por ello, más bien diré que nos legó los aires de Hipatia de Alejandría y una entereza como la de Simón. Si diré, a viva voz, que sentimos todos, el orgullo de haberla visto construir lo que muchos debemos y nos hace falta para edificar una mejor comunidad de justicia y paz: procesos de abajo hacia arriba, de adentro hacia fuera con pensamiento, corazón y voluntad.

¡Viva la mujer, viva la mujer en la justicia ecuatoriana!

Pablo Ruiz Aguirre

pabloruizaguirre@gmail.com

Abrir chat