Inflación baja ¿es buena o mala?

La inflación mensual, o subida de precios, en mayo fue de 0,08% (comparada con la de abril), una de las cifras más bajas en la historia económica del país según el INEC, esto a su vez determina que la inflación anual terminara en -1,13% (comparada con mayo del año anterior);  lo cual podría dar lugar a deflación, que se define como la caída generalizada y prolongada, como mínimo por dos semestres, del nivel de los precios de bienes y servicios.

En términos generales una inflación baja es “buena” porque el costo de vida se reduce, ya que existe un descenso de precios y un aumento en el poder adquisitivo de la población, existen otros efectos positivos que se indicaron en este espacio en ediciones anteriores.

Sin embargo, una inflación baja constante, puede ser también “mala”; debido a que esta baja en los precios es resultado de una disminución en la demanda, lo que da lugar a un círculo vicioso: al bajar la compra de productos o servicios, las empresas que los producen o los proveen tienen que aumentar sus ventas mediante la reducción de precios, muchas de ellas disminuyen sus costos despidiendo a empleados, a su vez estos desempleados sin salarios estables compran menos, por lo que hay menor demanda. Si ocurre esto, el Estado reduce la recaudación tributaria, de modo que habrá menos recursos para inversión social. Lo mencionado, haría que la economía se contraiga aún más.

Ronny Correa-Quezada

rfcorreaq@gmail.com

Abrir chat