El campo al hombro

Con la llegada de las vacunas contra la pandemia que nos azota, los gobiernos del mundo se preparan para volver a prender los motores del planeta, nuestro país también debería pensar en esto, en lo que sigue, en el Ecuador post pandemia.

Cuando el miedo se disipe y el sentido común decida regresar a hacernos compañía, nos daremos cuenta que la previsión de una población mundial de 9.000 millones al 2050, el cambio climático y la creciente presión sobre los recursos naturales, sigue ahí, no ha cambiado, seguimos siendo un número inimaginable de nuevas bocas por alimentar.

Si bien la economía nacional ha sido muy golpeada en este año, no es menos cierto que la economía rural ha jugado un importante rol, pues como se diría en términos futbolísticos, el campo se puso el equipo al hombro.

La economía rural tiene un enorme potencial para crear empleos, siempre se ha comentado al respecto, no obstante, aunque representa un importante segmento del empleo en nuestro país, irónicamente nuestra ruralidad en forma generalizada evidencia un elevado nivel de pobreza y de empleos mal remunerados. De hecho, varios estudios señalan que el 80 por ciento de pobres del Ecuador, viven en la ruralidad.

Las bases del cambio para nuestro país están precisamente ahí, en lo rural, donde la educación la ciencia y la tecnología, hoy más que nunca deberían integrarse a los procesos productivos agrarios.

El campo ecuatoriano apuntaló al país durante la pandemia, imagínense ustedes el potencial agrario de nuestro país con un campo tecnificado, con niveles de productividad altos, con calidad de materias primas, pero sobre todo con recursos humanos formados no solo para extraer recursos de la tierra, sino, para transformarlos, para, agregarles valor y que estén en capacidad de ser comercializados en cualquier parte del mundo.

Todo esto es posible si cambiamos las bases de nuestro desarrollo, llegó el momento de que lo urbano se ponga el campo al hombro.

Fredy Cueva Castillo

chazo1970@hotmail.com

Abrir chat