¿Ahuyentamos el miedo?

Nuestro sentimiento de tranquilidad y confianza para transitar libremente por la ciudad, se ve amenazado por el fenómeno delictivo. La delincuencia asecha por donde vayamos y expone nuestros hogares y lugares de trabajo. Migración, pobreza y desempleo, causan estupor.

Recordemos tiempo atrás, el establecimiento de Juntas de Seguridad Ciudadana en el país, integradas por Gobernador, Alcalde, Prefecto, un policía, un militar, un sacerdote e integrantes civiles; el fin, optimizar operativos de control de la Policía Nacional con apoyo de las Fuerzas Armadas. ¡Esto, para nuestra ciudad resulta una paradoja!

Por redes sociales el rostro de la impotencia e indignación se observó a través de un ciudadano, cuando en presencia policial lanzo un puntapié al presunto ladrón, en las calles José A. Eguiguren y Olmedo. Muchos aplaudieron el hecho, mientras otros murmuraban la prevención que debe tener, por eso de la rencilla delincuencial. La desconfianza en los órganos de justicia se viraliza con la exigencia de la exposición de los rostros delincuenciales, para tomar prevención.

¡Ahuyentemos el miedo! expreso alguien, organicémonos para que sepan que somos uno. Digamos no a la mendicidad, no a los informales, no inmovilicemos el vehículo ante pedidos porque algunas veces el delincuente se esconde tras la necesidad. Demos espacio a quien huye del malhechor. Protejámonos para recuperar la calma.

Yadira C. Torres.

Yaditorres_yct@yahoo.com.

Abrir chat