Covid-19 y sus enseñanzas

El mundo giraba normal, sin vacilaciones, creyendo todos que el mañana sería el mismo y que los planes de largo plazo no se modifican nunca. Estábamos pensando en el hoy y el mañana como un estado pasivo, donde no hacía la diferencia la espera o la premura. Eran tiempos donde la felicidad era simple, y se basaba en el día a día, aunque muchos no la apreciaron, y a veces ni siquiera la reconocieron.

A partir del mes de diciembre de 2019 el mundo cambió, un extraño virus empezó a modificar la esfera común de los espacios sociales. Aunque su origen se veía lejano, rápidamente recorrió el mundo, sumiéndonos a la humanidad en el terror, tristeza, soledad y dolor. Empezamos a entender que lo imperceptible, incluso al ojo humano, podría ser aún más tétrico y demoledor.

El mundo conoció al Covid-19 y su destrucción. La humanidad volvió a tener una pandemia de magnitud mundial desde aquella gripe española de 1918. Más allá de las consecuencias ya conocidas, en la salud pública y su nivel de mortalidad, esta pandemia trae consigo mensajes, que deberíamos descifrar y reconocer, para quienes aún continúen en la senda de supervivencia, de cara a tener una sociedad mejor.

Como todo en la vida, nada tiene sentido si no obtienes de él al menos un aprendizaje; en este caso debemos reconocer que lo que antes parecía común ahora se extraña tanto, y con ello entender que el valor no se mide por el precio, sino por la utilidad que se le da a los momentos. Hoy más que nunca debemos entender que lo natural, lo puro y libre son sinónimos de grandeza, además que el compartir, reír, vivir con el otro, son momentos que aparentaban normales, hoy se vuelven apreciados y anisados. Comprendamos el mensaje, y vivamos cada día como si no existiera otro, valorando lo imperceptible y disfrutando de lo simple.

Leonardo Izquierdo Montoya

leonaro.izquierdo.m@gmail.com

Abrir chat