Con rapidez y urgencia

Se ha dicho y está escrito que la cura actual de la Covid-19 o al menos lo que va a paliar el efecto del virus es la vacuna, la misma que debe ser administrada con rapidez y urgencia. Así lo han entendido la gran mayoría de países y gobiernos que ya han iniciado la vacunación masiva. El Ecuador debía empezar con 50 mil dosis, y haciéndose bolas sin atinar a quienes privilegiar, porque esas pocas unidades no alcanzarían para el “plan piloto”. Por eso se ha conseguido unitas más, ahora son 86 mil. Se necesitan siquiera 18 millones de dosis con rapidez y urgencia.

¿Por qué con rapidez y urgencia? Porque sin salud no hay productividad, comercio ni educación, paz ni tranquilidad. Porque Ecuador registra el más alto incremento diario de casos Covid-19 en Latinoamérica. Porque si vamos muy lento en la comercialización sin un plan de certeza y seguridad, Ecuador se vacunaría al menos en 5 años. Porque si el Gobierno no se apura, los sinvergüenzas y corruptos volverán a negociar con la salud del pueblo.

Además, no sabemos cuál será la política de salud pública del nuevo gobierno. Por allí escuchamos a un candidato que de entrada ya piensa como su yunta, festinar los escasos recursos del Estado, regalando mil dólares a un millón de ciudadanos, de un dinero que no es suyo ni tampoco existe. ¿No será mejor devolver lo robado para invertir en la salud de los 17 millones de ecuatorianos, que hoy necesitan de una vacuna con rapidez y urgencia?

Los esfuerzos del gobierno deben concretarse asegurando la vacuna con las dosis necesarias antes de quedarnos a la cola por estar entre los países más pobres. Y antes que la variante del coronavirus asome, con una explosión de contagios y obligándonos a otro confinamiento. Si eso sucede que nos agarre confesados.

Adolfo Coronel Illescas

Abrir chat