Yo y Tú

En realidad, existen dos pronombres personales: yo y tú; el pronombre «el», no es un pronombre personal, sino impersonal. Martín Buber (1878-1965) en su libro «Yo y Tú» dice que no existe el «yo» por un lado y el «tú» por otro, separados o aislados, sino que el yo y tu conforman una sola palabra yo-y-tú: «Una palabra básica es el par yo-tú. Cuando se dice tú se dice el yo del par de palabras yo-tú. La palabra básica yo-tú sólo puede ser dicha con todo el ser.» Entender este pensamiento hoy es muy importante para afrontar esta sociedad individualista, solitaria. Quien dice yo, solamente yo y se define con el yo, está enfermo; solo un loco habla consigo mismo. El egoísmo es un signo patognomónico que nos conduce a la muerte. Quien diga «yo» en serio está diciendo a la vez yo-y-tú; yo no soy solamente yo, y tú no eres solamente tú, quien define al yo es el tú; si hacemos al yo-y-tú relacional fundamento de nuestra vida dejaríamos de enfermarnos, porque al cuidar al tú estaría a su vez cuidándome yo, en esto se resume el «amarás a tu prójimo como a ti mismo». No tenemos derecho a un yo solipsista. Quien ama ennoblece a la persona amada, tuifica al yo, ensancha su corazón; por el contrario, quien odia egoifica al tú, convierte al tú en un él (ello), en una cosa, es decir en un objeto impersonal que está a mi servicio. Ya lo dijo el poeta Pedro Salinas en su obra La voz a ti debida: « ¡Qué alegría más alta: vivir en los pronombres!». Invito a vivir esta hermosa experiencia del yo-y-tú.

Jorge Benítez Hurtado

jabenitezxx@utpl.edu.ec

Abrir chat