Pan a precio caliente

Recuerdan ustedes cuando el pueblo estaba “aborregado” por la Revolución Ciudadana, el Correa para mitigar la pobreza que aún sigue en la intemperie, prohibió el alza del pan y obligó a toda panadería vender un pan de 12 centavos para el pueblo. Sirvió para economizar el precio de los sánduches que repartían a los asistentes (funcionarios y empleados públicos) a las sabatinas y más concentraciones para medir su popularidad.

Hoy, al cabo de varios años cuando dicho pan popular ha desaparecido, la Unión Nacional de Panificadores del Ecuador aduciendo el incremento del precio de los insumos y un amasijo de motivos, que incluye el diésel, quiere sincerar el precio de su producto, anunciando desde el 24 de mayo, un pan a precio caliente, de $0.12 a $0.20.

El alza de 8 centavos por unidad a partir del 24 de mayo tiene una sospechosa estrategia de los panaderos, llamar la atención del presidente entrante Guillermo Lasso quien ese día tomará el desayuno con pan de $0.20, en espera de que él les diga “encontrémonos” para buscar una salida a este ajuste del precio del pan que afectará a las familias ecuatorianas.

Al respecto se barajan opciones. Dueños de panaderías sugieren subir el precio a 15 centavos y bajar el peso de 70 a 40 gramos, es decir casi la mitad de un pan de hoy por el precio de 15 centavos. Pero hay otra. Que para mantener el precio actual se baje la calidad del pan. ¡No hay que ser cargosos! Lo que nos preocupa es saber a cuánto trepará el precio del lojanísimo “bollo” y más golosinas de la tierrita “diuno”.

En las redes ya se escucha el pio pio de la ciudadanía esperando que el presidente Lasso, que inicia su gestión con la amenaza de un pan a precio caliente, imponga su autoridad llamando al pan pan y al vino vino. Además, “no solo de pan vive el hombre”.

Adolfo Coronel Illescas

Abrir chat