‘No puedo ser ciego, sordo y mudo ante malas actuaciones de ciertas personas’

Nixon Arlig Granda expresa que si por ejercer la fiscalización tiene que pagar con cárcel, lo hará con todo gusto.

El vicealcalde manifiesta que estas demandas hacen daño al cantón Loja.
El vicealcalde manifiesta que estas demandas hacen daño al cantón Loja.

Sorprendido. Así dice que se encuentra el concejal y vicealcalde del cantón Loja, Nixon Arlig Granda, tras enterarse “en forma extraoficial” que el director Financiero del Municipio, Máximo Quizhpe Tigrero, ha procedido a demandarlo a él y a seis compañeros más del Cabildo lojano.

Una contravención de cuarta clase

Con fecha 19 de febrero de 2021, el servidor presentó una demanda en contra de Santiago Erráez Veintimilla, Ramiro Palacios Cueva, Daniel Agustín Delgado, Karina González Loján, Darío Loja Reyes, Patricia Picoíta Astudillo y Nixon Arlig Granda. Lo hizo en la Corte Provincial de Justicia porque los ediles habrían incurrido en una contravención de cuarta clase tipificada en el numeral 1 del artículo 396 del Código Orgánico Integral Penal (COIP).

Este artículo establece que la persona que, por cualquier medio, profiera expresiones en descrédito o deshonra en contra de otra, será juzgada con una pena privativa de libertad de entre 15 y 30 días.

El vicealcalde expresa que todo deriva de las denuncias que han realizado por cuestiones del manejo de la Dirección Financiera. “Esperamos a ver qué sucede. En lo personal, no creo que haya hecho ni dicho nada que sea ilegal y, de alguna manera, la fiscalización que tenemos que realizar trae ese tipo de consecuencias”.

Agrega que si bien es muy cercano al alcalde, Jorge Bailón Abad, porque llegó a esa función con él, sin embargo, ello no implica que tenga que estar junto a personas que, equivocadamente, puedan estar cometiendo errores.

‘No me inspira ninguna confianza’

Tras manifestar que la demanda no le origina temor alguno, dice que al propio burgomaestre le ha expresado desde el inicio de la administración que el director Financiero no le ha inspirado ni le inspira ninguna confianza.

“Si por decir eso tengo que pagar alguna situación de carácter legal, como la cárcel, por ser una infracción, según me han manifestado, qué más puedo hacer, tengo que hacerlo con todo el gusto”, enfatiza.

Más del 90% de funcionarios del Municipio, según expresa, es gente buena, trabajadora, noble, honesta, pero hay otros que, “lamentablemente, cometen algún tipo de error y quieren que los premien, pero eso no pasará conmigo”.

Señala que ha tratado de mantenerse equilibrado y que jamás ha estado en contra de la actual administración municipal, que ha venido apoyándola y tiene que seguir haciéndolo, particularmente en los proyectos que benefician al cantón Loja.

“Pero eso no significa que puedo estar siendo ciego, sordo y mudo, ante algunas malas actuaciones de ciertas personas”, precisa, al tiempo puntualiza que, en su condición de vicealcalde, seguirá respaldando al alcalde en los proyectos que sean de interés para el cantón y también “controlando y fiscalizando para que los recursos del pueblo se respeten”. 

Pedido de puestos de trabajo

Respecto a las expresiones del burgomaestre sobre pedidos de cargos, Nixon Granda asegura que no está dentro de ese grupo y que eso le compete al alcalde Bailón y es su decisión. Por su parte, dice, seguirá insistiendo que se atiendan los requerimientos de las parroquias urbanas y rurales.

Insiste que la denuncia del director Financiero lo tiene sin cuidado y que la Justicia sabrá definir a su debido momento, aunque opina que estas demandas hacen daño al cantón y al trabajo que aspira la ciudadanía.

VOZ

“Invoco a corregir los errores para poder trabajar en unidad por el pueblo lojano”, Nixon Arlig Granda, vicealcalde del cantón Loja.

Abrir chat