Ni Lenin, Ni Lenins

Creo que a Moreno yo lo pusiera a lado de Ignacio de Veintimilla como uno de los peores presidentes de la historia. A este último Juan Montalvo, uno de los periodistas perseguidos, lo llamaba “el mudo”, no porque fuera callado sino por cínico. Este cínico de ahora, ha dicho que tal vez merecía un mejor pueblo y nos molestó.

¿Molestó ver que un incompetente nos diga que no fuimos un buen pueblo? ¿Molestó que nos compare con él? ¿Con su vació mental, con su insensatez, con su falta de coherencia, con su fachada de sabio de esquina?

Yo creo en una política reflexiva, que también tiene que saber leer entre líneas, que tiene que ir más allá de lo superficial y ver los blancos oscuros. Sin duda, el primer mandatario, es un cínico, y tal vez no solo por mudo, sino por ciego, y por incapaz dentro de la política. Pero me quedan dudas:

¿Fuimos un buen pueblo? ¿Hemos sido un pueblo antes de él y seremos un pueblo después de él? o ¿solo queremos patear al muerto porque todo mundo lo patea? No quiero enfocarme en todos los desastres políticos, la falta de institucionalidad de país que deja, el discurso anticorrupción que no se materializó, las obras que siempre prometió, ejemplo, vivienda, que nunca cumplió, la falta de liderazgo en el proceso de pandemia, pero, ¿no fue el mismo pueblo el que lo eligió? No hubo un 50% de votos que le dijeron «sé mi presidente». No fuimos muchos los que aplaudimos su diálogo, me incluyo. ¿No debemos aprender de eso? sin duda, que cualquier vende humo, que no muestre coherencia a la primera, que no esté preparado técnica y sesudamente, no puede ser presidente.

Hay una lección que nos deja Moreno, nosotros sí podemos decidir ser un mejor pueblo, y nunca más permitir una persona de esa ínfima estatura esté en cualquier cargo público. Nosotros sí podemos decidir, ni ser LENIN, ni permitir más LENINS. Él ya no. Él es él.

Pablo Ruiz Aguirre

pabloruizaguirre@gmail.com

Abrir chat