Manuel Abarca Toledo, un referente de maestro en Loja

63 años de su vida los dedicó a la educación. El Municipio de Loja, en 2000, le entregó la condecoración ‘Virgilio Abarca’.

Aconseja a los niños y jóvenes aprovechar al máximo la entrega y el esfuerzo de sus maestros.
Aconseja a los niños y jóvenes aprovechar al máximo la entrega y el esfuerzo de sus maestros.

Manuel Benigno Abarca Toledo, a lo largo de sus 63 años de labor docente, se preocupó porque la juventud reciba la mejor enseñanza, aportando así a la formación de varias generaciones. Más que un maestro, se consideró un amigo de sus alumnos, a quienes los preparó para asumir diversos retos en la vida. También desempeñó otras funciones.

Nace en Vilcabamba, en 1925

Vilcabamba, perteneciente al cantón y provincia de Loja, es su tierra natal. Allí nace el 16 de diciembre de 1925. Posteriormente, se radica en Portovelo, en El Oro, donde inicia sus estudios escolares en la Escuela John Dewey, para luego continuarlos en la ciudad de Loja, en la Escuela de los Hermanos Cristianos, actualmente La Salle.

Los estudios secundarios los cursa en el Colegio Bernardo Valdivieso, donde, en 1948, se gradúa, con las más altas calificaciones. Su formación universitaria la realizó en la Universidad Nacional de Loja (UNL), obteniendo inicialmente el título de licenciado en Derecho y más tarde la licenciatura en Ciencias de la Educación, especialidad Historia y Geografía.

Su matrimonio

Manuel Abarca contrae matrimonio con Fanny Román Barrazueta, con quien procrea tres hijos: Mónica del Cisne, Fanny Cecilia y Manolo Mauricio, casado con Reina Loaiza Valdivieso.  María Alejandra y Adriana Cecilia Abarca son sus nietas.

En su condición de maestro, desempeña varios cargos, entre ellos profesor en el Pensionado San Luis, hoy Instituto Miguel Ángel Suárez; en el Colegio Leones de Loja, luego convertido en la sección nocturna del Colegio Bernardo Valdivieso.

Asimismo, desempeñó las funciones de profesor-secretario del Colegio Bernardo Valdivieso, docente del Colegio Particular La Porciúncula; maestro de Pedagogía y Didáctica, en la Facultad de Ciencias de la Educación, de la UNL; rector del Colegio Bernardo Valdivieso.

Su labor dentro del magisterio lojano le valió el reconocimiento como Mejor Maestro, obteniendo la condecoración ‘Virgilio Abarca’, otorgada por el Municipio, en 2000.

Alcanza su jubilación a los 72 años, pero su apego por la docencia lo lleva a desempeñarse en condición de docente y luego rector del Colegio Particular Eugenio Espejo, donde, 20 años después, se retira definitivamente de las aulas.

Otras facetas

El insigne lojano también desempeña funciones como locutor de la radio Ondas del Zamora, de Loja; miembro fundador de la Escuela de Teatro de la Alma Máter; secretario del consultorio jurídico de la UNL; secretario del Municipio de Loja, en las alcaldías de Alfredo Mora Reyes y Vicente Burneo. Recientemente fue presidente de la Federación de Jubilados de Loja.

Manuel Abarca manifiesta que se siente orgulloso de todas y cada una de las etapas de su vida y que siempre se caracterizó por su apego al trabajo constante, dispuesto a cumplir con la enseñanza a la juventud estudiosa.

Tras señalar que su labor fue cumplida a satisfacción y con responsabilidad, expresa que al momento de dejar las aulas lo hizo con la plena convicción de ello y con el anhelo que la educación lojana “alcance los más altos niveles y estándares de calidad, sin dejar de lado la atención de los pequeños y grandes conflictos que involucra la formación de las juventudes”.

El secreto para el éxito futuro

Manuel Abarca aconseja a los niños y jóvenes lojanos aprovechar al máximo la entrega y el esfuerzo de sus maestros, “única arma con la que contarán para la obtención del éxito en su vida futura”, enfatiza.

PARA SABER

Nació en la parroquia lojana Vilcabamba, el 16 de diciembre de 1925.

CLAVE

Casado con Fanny Román Barrazueta, procrea tres hijos.

Abrir chat