Las mascarillas, más mortales que el virus

Muchos de ellos lectores probablemente no hayan oído hablar de la llamada fibra de vidrio. Es un material que se compone de la aglomeración y partículas finas de vidrio que se usan en muchos aspectos de la industria. Se la utiliza fundamentalmente como material de aislamiento térmico y acústico, además de resistir altas temperaturas.

Este material es altamente corrosivo para la salud. A corto plazo puede causar irritación de los ojos y vías respiratorias, así como fuertes inflamaciones de garganta y hemorragias. A largo plazo, los daños que produce en la salud, generalmente son irreversibles. Las minúsculas partículas de vidrio se van introduciendo en los pulmones y se profundizan en éstos, debilitando sustantivamente su función, de manera tal que una leve neumonía podría causar la muerte de quien ha absorbido este material.

A pesar de su alta peligrosidad es un material muy común para trabajos de todo tipo debido a su bajo costo económico. Esto hace que grandes fábricas y empresas lo utilicen, aún a costa de la salud de quienes lo manipulan.

Últimamente, como requerimiento para librarnos de la pandemia, se está expendiendo todo tipo de mascarillas, la mayoría de ellas, están hechas a base de fibra de vidrio. Esa es la razón de su bajísimo costo. A más de que las nuevas cepas son letales, al encontrar la pandemia unos pulmones debilitados y altamente irritados, son presa fácil para que el virus cobre fuerza y termine con la vida de los contagiados.

Es responsabilidad impostergable de las autoridades competentes, analizar las mascarillas llamadas quirúrgicas, ya que muchas de ellas, se presume con elaboradas con este material letal que criminalmente se está ofreciendo a lo largo y ancho del país. 

Hever Sánchez

hever.sanchez@unl.edu.ec

Abrir chat