La tarde que la parroquia lojana Santiago tembló de miedo y frío

Aguacero causó estragos. 11 familias fueron afectadas, dos de ellas, evacuadas. Dirigente agradece el apoyo de entidades y la comunidad.

Dos familias fueron evacuadas hacia las instalaciones del convento parroquial.
Dos familias fueron evacuadas hacia las instalaciones del convento parroquial.

La tarde del 2 de diciembre de 2020 difícilmente podrán olvidarla los habitantes de la parroquia Santiago, del cantón y provincia de Loja. Es que ese día la naturaleza, a través de dos quebradas, se ensañó con la población e hizo que temiera en sumo grado y también temblara de miedo. Un fuerte aguacero golpeó sin piedad a esa zona.

Lluvia desde las 14:00, aproximadamente

La cabecera parroquial, Santiago, ubicada a aproximadamente 40 kilómetros de la capital provincial, Loja, se caracteriza por ser agrícola y ganadera y sus artículos se distribuyen en los diferentes centros de abastos de la ciudad.

Ese día, a eso de las 14:00, empezó a llover y la gente pensó que todo pasaría, sin embargo, la precipitación pluvial cada segundo aumentó su volumen hasta que, a eso de las 14:45, las dos otrora tranquilas quebradas empezaron a desbordarse, llenando de terror a los habitantes.

“Nadie estuvo preparado para esta situación y ventajosamente hubo solo daños materiales, sin que haya habido víctimas fatales”, manifiesta la presidenta del Gobierno Parroquial, Mery Isabel Montoya Lozano, quien cuenta que 11 familias se encuentran damnificadas.

De las 11 familias, dos fueron evacuadas al convento parroquial, cuatro perdieron todo y el resto sufrió daños como el ingreso a las viviendas de lodo, agua, materiales, entre otros.

Un deslave parecido ya ocurrió hace unos 30 años, sin embargo, a decir de la dirigente, no fue de las proporciones del de la semana pasada, “que nos afectó y asustó bastante. No estuvimos listos para afrontar este fenómeno natural”.

El Gobierno Parroquial, afectado

Las propias instalaciones del Gobierno Parroquial fueron inundadas. A esa hora, según cuenta, estuvo trabajando allí cuando el agua invadió el local porque el río empezó en forma incontenible a subir su volumen hasta que a las 16:00, aproximadamente, con el incremento de la lluvia, se desbordó originó varios derrumbes.

Agua, lodo, piedras, palizada, entre otros materiales, se regaron por doquier y empezaron a destruir todo lo que encontraron a su paso, incluida una vivienda, cerca del Gobierno Parroquial, de propiedad de una moradora del lugar, aparte de cultivos.

La dirigente señala que, tras dar la voz de alerta, diversas instituciones públicas se hicieron presentes, entre ellas, Bomberos de Loja, la Prefectura, el Municipio, Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES), Servicio Nacional de Gestión de Riesgos y Emergencias (Sngre), la gobernadora, Lorena Costa; el Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP), los militares.

Particularmente, reconoce el apoyo y coraje de la población de Santiago que, venciendo el susto, ayudó a la evacuación de las familias afectadas, sin que se haya producido herido alguno.

Gracias a ese accionar, según dice, la parroquia se encuentra en un 80 por ciento despejada de obstáculos y estima que en el transcurso de esta semana todo volverá a la normalidad, aunque ya la vía panamericana se encuentra transitable en sus dos carriles.

Trabajos en el colegio

El colegio Abdón Calderón Muñoz también sufrió la arremetida de la naturaleza. Durante el fin de semana, maquinaria de la Prefectura procedió a la limpieza,

En forma general, la dirigente parroquial insiste en destacar el aporte de todas las entidades públicas que ayudaron, tanto en la limpieza de obstáculos, baldeado de calles, entrega de kits de limpieza, así como alimentos y menaje para las familias que perdieron sus bienes e infraestructuras.

Asimismo, informa que el agua potable de a poco se va restableciendo, toda vez que el deslave se llevó gran parte de la tubería, alcantarillas. Estas últimas han sido ya reparadas

Mery Montoya, no obstante, advierte que las lluvias siguen cayendo en la zona y que, ante ello, las vías se tornan peligrosas por nuevos derrumbes que podrían presentarse y de allí que exhorta a los conductores a manejar con precaución.

Un exhorto a las autoridades

Wilman Morocho, comunicador social y habitante de Santiago, tras   solidarizarse con sus coterráneos “por los momentos de pánico que vivieron”, exhorta a las autoridades locales, cantonales y de la provincia a atender adecuadamente a las familias afectadas, “lo más pronto posible”.

Población de Santiago

– La parroquia cuenta con 1.200 personas empadronadas.

– Aunque, de acuerdo a un levantamiento de datos, hay 475 habitantes estables.

DÍGITO

40 kilómetros hay, aproximadamente, de distancia desde la capital de provincia, Loja.

Abrir chat