La parroquia lojana Santiago deja atrás el miedo y vuelve a la normalidad

Se espera en los próximos días contar con agua potable en toda su capacidad. Se busca una solución habitacional para dos familias.

La parroquia se caracteriza por su producción agrícola y el turismo.
La parroquia se caracteriza por su producción agrícola y el turismo.

La parroquia Santiago, perteneciente al cantón y provincia de Loja, 40 días después del fuerte aguacero que causó deslaves e inundaciones, recobra la normalidad, aunque la dotación de agua potable es en alrededor del 70%.

Una tarde para no olvidar

El 2 de diciembre de 2020, a eso de las 14:00, empezó a llover y la gente pensó que todo pasaría, sin embargo, la precipitación pluvial cada segundo aumentó su volumen hasta que, a eso de las 14:45, las dos otrora tranquilas quebradas empezaron a desbordarse, llenando de terror a los habitantes. No hubo heridos, pero sí daños materiales y 11 familias en condición de damnificadas.

La presidenta del Gobierno Parroquial, Mery Isabel Montoya Lozano, dice que Santiago poco a poco está volviendo a la normalidad y que ello es posible gracias al apoyo de la comunidad, así como del Municipio y la Prefectura que, desde un inicio, aportaron con su contingente, en especial de maquinaria, así como la Gobernación, el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES), Miduvi, Gestión de Riesgos, Ministerio de Obras Públicas, el Ejército y del propio GAD Parroquial.

“Agradezco a todas las instituciones que en momentos críticos nos apoyaron”, manifiesta Mery Montoya, al tiempo dice que dos familias continúan evacuadas y que pasaron, en un primer momento al convento parroquial, y que luego fueron trasladadas a una casa particular, donde se encuentran al momento.

Valoración de la casa

A la vivienda provisional, por gestiones de la dirigente, se le dotó de energía eléctrica. La permanencia allí será hasta evaluar las condiciones de la casa que sufrió la arremetida de la lluvia o, en su defecto, ver la posibilidad de conseguir otro espacio para que se pasen a residir los hoy damnificados.

Respecto a la dotación del agua potable, Santiago aún cuenta con un 70%. La razón es la remoción de escombros en el epicentro de la tragedia y tan pronto se supere esto, a decir de la presidenta, se normalizará el servicio en toda su capacidad. Hace un llamado a la Unidad Municipal de Agua Potable y Alcantarillado de Loja (Umapal) a tomar en cuenta esta situación.

En materia de salud, electrificación, educación, todo es normal, aunque sí la comunicación de Internet es deficiente, lo cual ha hecho que el Gobierno Parroquial gestione el servicio de otra operadora, igualmente particular, sea de San Lucas o el cantón Saraguro.  El fin es que los estudiantes no tengan inconvenientes al momento de recibir clases virtuales, por el tema Covid-19.

El mensaje de la naturaleza

Mery Isabel Montoya razona que el golpe dado por la furia de la naturaleza deja una lección a la parroquia lojana: permanecer más unida, “valorar a las personas, trabajar en conjunto. Asimismo, destaco la solidaridad de coterráneos emigrantes, entre otros”.

PARA SABER

Santiago cuenta con alrededor de 1.200 habitantes registrados, aunque la cifra de residentes oscila entre 600 y 800.

CLAVE

Un deslave parecido ya ocurrió hace unos 30 años. Fue menos intenso.

Población de Santiago

La parroquia cuenta con 1.200 personas registradas.

Cuenta con 19 barrios. 40 kilómetros hay, aproximadamente, de distancia desde la capital de provincia, Loja.

Abrir chat