La pandemia sigue….

El 16 marzo del 2020 para todos fue un día atípico, el gobierno nacional con la declaratoria de estado de excepción tomó la decisión de suspender todas las actividades presenciales y confinar a los ciudadanos por la identificación de los primeros casos positivos de coronavirus en el país. Creo que todos lo pensamos, la medida sería pasajera y pronto retomaríamos nuestras vidas de la misma forma como la teníamos concebida, sin embargo, la pandemia con su crudeza redujo todo nuestro universo al miedo, desconfianza e incertidumbre.

A más de un año del inicio de esta pesadilla, la pandemia no tiene aspecto de debilitarse, al contrario, hace unos días el mundo vivió un récord de casos diarios con 829.596 contagios, el virus mundialmente se ha llevado a más de tres millones de personas, cada vez cobra la vida de personas más cercanas y en muchos casos muy queridas. Aunque la llegada de las vacunas significa para el mundo esperanza en medio de la tragedia, la alta demanda y desproporcionalidad en la distribución por parte de las farmacéuticas y las potencias a frenado al mundo pobre y en desarrollo en su afán por sobrevivir.

Lo que hemos vivido en estos meses no tiene precedente y ante este panorama sombrío y excepcional las autoridades deben tomar medidas extremas y excepcionales que permitan frenar el descontrol de los contagios y muertes provocado por el virus asesino. Aunque también es importante que todos asumamos la responsabilidad ciudadana de cuidarnos, actuar sin egoísmo y pensar en los demás, respetemos las medidas de bioseguridad y distanciamiento social, evitemos que la desgracia siga ensombreciendo el futuro de todos.

Santiago Pérez Samaniego

Twitter: @santiagojperezs

Abrir chat