La culpa es de la ‘normalidad’

Lopera y Bernal, en su obra literaria “La culpa es de la vaca” relatan una fábula en donde los protagonistas son una familia pobre, una vaca que apenas les daba leche para su supervivencia, un sabio maestro y un alumno expectante. Haciendo una analogía respecto a nuestra realidad actual, la vaca es la antigua normalidad y el maestro que termino con la vida de la vaca es la pandemia.

Hago este análisis porque al igual que en la fábula, a pesar de que la pandemia nos ha dejado graves efectos, hemos observado con profunda alegría como muchos ecuatorianos, con ese espíritu de perseverancia, han podido salir adelante y sin amilanarse se reinventaron, pusieron negocios, explotaron sus capacidades, descubrieron potencialidades, se volvieron creativos y empezaron a ver más allá de lo que la antigua normalidad les permitía ver; salir de su zona de confort ha generado que hoy en día, muchos de ellos sean microempresarios, artistas, escritores, comerciantes e incluso importadores de productos.

Ante este escenario, es imperioso recalcar que tenemos el deber ciudadano de apoyarlos porque además de mantener a su familia, mueven la economía nacional y generan fuentes de empleo. De la misma manera, el próximo gobierno debe fijar especial atención a, entre otras cualidades, el potencial emprendedor que tenemos los ecuatorianos y a partir de ello, promueva políticas públicas de apoyo al microempresario, genere nuevas estrategias y así procure el paradigmático pero posible desarrollo económico.

Benjamín Ludeña

benjamin.ludena@gmail.com

Abrir chat