Entender al comprador en la pandemia

En estos momentos lograr ser competitivos en los negocios, involucra tomar en cuenta algunas variables que tiempos atrás no tenían alta influencia. Una de ellas, observada en reiteradas ocasiones en algunos comercios de la ciudad y provincia de Loja, es la falta de atención comedida, eficaz y con paciencia hacia las personas. Hemos sido testigos del trato indiferente, y a veces brusco que se da. Es importante considerar que el comprador actual pasa muchas horas de encierro, además, vive en un constante temor de contraer el virus, etc. Estos factores ocasionan que su comportamiento se vea alterado y busque comprensión y calidez. Entonces, si hay  un cliente “especial” deberían  capacitar al personal  de atención para que sepa cómo atenderlo, buscar crear entre todo el recurso humano una cultura de resiliencia, es decir, adaptarse satisfactoriamente a las diferentes circunstancias adversas de los clientes con resultados positivos. Son detalles muy pequeños que tendrán una enorme repercusión en la fidelidad del consumidor,  la reputación del local, y por ende, en la buena economía del comercio.

Señores dueños de los emprendimientos y empresas, no pensemos sólo en la calidad de los productos ofrecidos, sino también en la forma como su personal atiende al cliente actual. No dejemos que el esfuerzo e inversión de un servicio o producto se vea minimizado por la falta atención adecuada.

Hernán Yaguana Romero

hayaguana@utpl.edu.ec

Abrir chat