Enfermarse de Covid-19 cuesta ‘un ojo de la cara’

Reportaje televisivo da cuenta de elevados gastos en que entran las familias de los contagiados, un 50% de ellos, incluso, muere.

El virus se resiste a desaparecer.
El virus se resiste a desaparecer.

El dar positivo para Covid-19, aparte de originar un daño psicológico para el contagiado y sus familiares, representa la inversión de grandes cantidades de dinero. Así lo devela un reportaje de la televisora guayaquileña Ecuavisa.

Los precios

Según la información, el costo de la enfermedad varía, según el cuadro clínico. Así, para empezar, las pruebas PCR tienen un valor de 45 dólares, sin tomar en cuenta que antes llegaban a valer hasta el doble. La consulta médica, 40 dólares.

Si una persona tiene síntomas leves, la receta médica tiene un valor de 25 dólares. Para el alta correspondiente, el paciente debe entrar en más gastos por concepto de otra cita, otro PCR y un test de anticuerpos, que suman 30 dólares más. Si sigue activo el virus, las pruebas deben repetirse, dando un costo aproximado de 200 dólares.

Sobre esto último, si se infecta una familia de cuatro integrantes, el valor a cancelar es de más de 800 dólares.

Vale destacar que en los casos moderados se requiere una tomografía de pulmón, de 110 dólares. A ello hay que agregarle los rubros de otras pruebas para determinar si otros órganos han sido comprometidos por la pandemia, que llegan a 400 dólares, la receta 150, el oxígeno 200, más el diagnóstico, dando una cantidad que se aproxima a los mil dólares.

Cuadro complicado

Si el cuadro se complica, el contagiado debe ser hospitalizado de manera urgente. En la red pública, una cama que no es de especialidad, llegaría a costar 300 dólares por día (esto trazado en números de manera referencial y no precisamente porque allí se cobre por el servicio); en el privado, el doble. Si todo va bien, emplea un tiempo de siete días para el tratamiento, eso significa 2.100 dólares al Estado y 4.200 a una casa privada.

Si necesita una cama en una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), en el servicio público cuesta 3.500 dólares; en el privado, 5.000 dólares, aparte los medicamentos llegan a costar 1.000 dólares por día, que multiplicados por 14 días que necesita el paciente, asciende a un monto de 63 mil dólares en el público y 84 mil en el privado.

Sin contar en que, por falta de abastecimiento de insumos, los familiares deben comprar afuera los fármacos, lo cual representa un gasto más porque determinadas farmacias suben a su albedrío los precios.

La información de la televisora ecuatoriana agrega que lo más crítico es que el 50% de los pacientes de una UCI fallecen y que la familia queda con una deuda aproximada de 90 mil dólares.

Para quienes vencen al Covid-19 la situación no acaba porque quedan secuelas en su salud que deben atenderse lo antes posible, lo cual genera más gastos. 

PARA SABER

El 60% de las personas hospitalizadas están en las edades entre los 20 y 49 años, es decir, la población económicamente activa, es decir, si no tiene un seguro privado o público tendrá altas cuentas por pagar.

Abrir chat