El voto nulo

En las últimas semanas se ha discutido en relación con el ejercicio del sufragio de los ciudadanos de frente a las elecciones presidenciales de segunda vuelta electoral, para ello es necesario precisar que en el Ecuador el voto se contabiliza de tres maneras distintas y sin sumarse ninguna de ellas, estas formas de voto son: voto válido (elegir una de las opciones), voto nulo y voto blanco.

La legislación electoral establece que el voto será nulo cuando se escoja más de una opción en la papeleta electoral, esto es, que si debe elegir a un solo candidato presidencial no puede marcar más allá de esa preferencia; otra forma de manifestar esta expresión es el incorporar palabras o frases en la papeleta con expresiones como «nulo» o «anulado», u otras similares, o los que tuvieren tachaduras que demuestren claramente la voluntad de anular el voto. Históricamente desde el retorno a la democracia la elección que mayor voto nulo registró fue la del año de 1996 que marcó un 11.3% y la primera de 2021 se obtuvo un 9.5%.

El Código de la Democracia determina que el voto nulo puede ser causal de nulidad de elecciones cuando este tipo de votación supere a los votos válidos de la totalidad de candidatas o candidatos, o de las respectivas listas, en una circunscripción determinada, para cada dignidad, lo que resulta matemáticamente casi imposible y en la historia nacional no hemos tenido este tipo de situaciones, en la que se nulite una elección por esta causa.

El voto nulo es una expresión,  como se podrá observar, que está regulada y contemplada en la normativa ecuatoriana, debe respetarse a quienes optan por la misma, así como a quienes sufraguen por cualquier candidato, ya que a la final todos merecen respeto y eso es muy necesario en estos momentos.

Daniel González Pérez

dagonzalezperez@gmail.com

Abrir chat