El uno y el otro

A pesar de que el Tribunal Contencioso Electoral (TCE) ha negado el recurso subjetivo planteado por Yaku Pérez, los que pasan a la segunda vuelta, el uno Andrés Arauz y el otro Guillermo Lasso, siguen marchando en la antesala de la fase final hasta que el juez el CNE diga “jueguen muchachos”.

Mientras tanto el uno sin dar muestras de arrepentimiento, ni propósito de enmienda por lo que hizo el correato. El otro preocupado por el voto indígena que no sería para él, por el presunto “fraude” contra el Yaku. El uno con declaraciones que hacen presagiar que el país podría estar en peligro por el retorno del correísmo. El otro apelando a que “el voto es una vacuna democrática contra el populismo”. El uno ofreciendo regalar mil dólares por nuca a un millón de ciudadanos. El otro realizando actos ridículos en redes como Tik Tok y con zapatos rojos, para ganar la voluntad de los milenials.

El uno preocupado por superar el techo de votos correistas de la primera vuelta, con inteligencia que le sobra pero que no la ejerce. El otro ajustando estrategias para un repunte de su candidatura. El uno especulando que el electorado optará por el candidato del centro a la izquierda. El otro prefiere hablar de un “encuentro” con la gente joven para que el cambio, que él ofrece, se haga realidad encontrándonos.

Sin embargo, un gran sector de ciudadanos no les cree ni al uno ni al otro sus propuestas de gobierno. La gente necesita que le explique a fondo qué, cuándo, cómo, y no terminar su mensaje sin decir nada. Se ha dicho que ambos tendrán que dar retro en algunos temas y pensar más en la solución de la pobreza y desigualdad, cuya escalada es incontenible.

¿Qué pasará con el balotaje de la segunda vuelta? Pachakutik anularía el voto. Izquierda Democrática en libertad, por el uno o el otro.

Adolfo Coronel Illescas

Abrir chat