El comercio informal, ¿culpables?

En Loja mantenemos un problema latente no de ahora, sino de siempre, desde temprana edad podía ver las disputas que tenían los municipales y los vendedores informales, aquellos comerciantes de vereda, que transitan con su mercadería.   Hay un sector de la población que dirige sus reclamos a las autoridades, con la esperanza de que se aplique la ley sobre este tipo de “actividades ilícitas”.

Hace unas semanas se pudo conocer de varias denuncias entre otras, se amenaza a un periodista de la localidad y, a un comerciante que representa al sector del comercio formal de un sector de la ciudad. Esto en razón de los constantes enfrentamientos; se ha utilizado la fuerza pública para impedir que los comerciantes informales desplieguen su “justificado derecho al libre comercio”, han existido persecuciones maratónicas, heridos en ambos frentes, además de algunos detenidos.   Pero el problema persiste, será que ¿No estamos dirigiendo la mirada hacia los culpables?  El dialogo está roto, y el tomar una decisión sobre el tema, tiene un costo político, que difícilmente lo asumirán las autoridades de turno.

La solución no es darles puestos en mercados para que expendan su mercadería, ya que la razón de su negocio es ir donde el cliente, y no que el cliente venga donde ellos.

La teoría, nos enseña que el cliente es la razón principal para que un negocio perdure en el tiempo, que sin clientes un negocio puede desaparecer en poco tiempo, por muy bueno que este sea.   Basado en estos conocimientos, considero en solución a este problema, podríamos dirigir la atención a los clientes que son quienes mantienen este tipo de negocios.

Hernán Castillo Beltrán

nanncas@gmail.com

Abrir chat