¿Cuál es el bien y cuál es el mal?

Tensión en el ambiente se siente por doquier, revancha o confrontación en un nuevo escenario electoral donde el progresismo y el neoliberalismo se exponen a flor de piel. Pero, ¿por qué es tan importante este evento, en el futuro ecuatoriano?, pues quien obtenga el triunfo generará una directriz para los próximos años arraigada a cualquiera de estas dos corrientes políticas, entrelazadas con el espectro geopolítico entendido como aliados estratégicos especialmente en lo económico.

Pero, ¿qué es lo que persiguen los defensores del neoliberalismo? denotado como una corriente capitalista, en principio una amplia liberalización de la economía, drástica reducción del gasto público y por ende la intervención del Estado en la economía en favor del sector privado.

Por su parte los progresistas como subesprecto del socialismo persiguen el desarrollo de un estado de bienestar a través de la libertad personal, privilegiada en muchos casos sobre la libertad económica de mercado, proponiendo que el Estado o la misma sociedad generen condiciones que permitan a las personas superar la desigualdad social a través de procesos de inclusión social.

Si bien son corrientes políticas con estrategias diferentes que buscan llegar a un objetivo de bienestar para la sociedad. El uso y definición de estos término han evolucionando buscando un amalgamiento entre el uno y el otro en atención a necesidades específicas de cada territorio y es que el contexto actual en el que nos encontramos es muy diferente al de años atrás por un sinnúmero de factores o variables cuyo comportamiento ha generado una nueva realidad, la cual acusa estrategias que confluyan entre estas dos aristas, y es que diferenciarlas aduciendo cual es el bien o el mal, queda en lo objetivo y subjetivo de cada individuo, debiendo considerar como premisa el dejar de lado un beneficio personal por uno colectivo.

Paúl Cueva Luzuriaga

paulscueva@hotmail.com

Abrir chat