Concienciación al 2021

El año que termina se quemó desde su primer trimestre. La solidaridad de nosotros los ecuatorianos como sociedad dejó mucho que desear porque más pudieron los intereses personales y políticos.

Los políticos no perdieron tiempo amarrando grandes contratos por motivos de la pandemia haciéndose ricos ellos y sus amigos, dejaron más hambrienta y más endeudada a la colectividad; la gente particular con sus excepciones no perdonó ni un centavo por este gran negociado del arrendamiento; los Bancos y Cooperativas de Ahorro y Crédito cobraban insistentemente los préstamos, amenazaban con juicios ejecutivos y cada llamada y cada citación la endosaban a la deuda principal.

Viene la nueva cepa y en Reino Unido ya tomaron previsiones, en estos momentos la gente vive aislada, estas cosas son las que nos esconden, será para no hacernos dar miedo, para mantenernos en la ignorancia o para ganar tiempo.

El COE Nacional y el Ministerio de Educación han previsto que el 18 de enero próximoo en varias instituciones educativas se regrese a clases presenciales. Parece que no han entendido nada. Con el aislamiento varias personas fueron a vivir en su lugar de origen, en otros casos hubo ciudadanos que ganaron concursos para ser maestros y la pandemia no los dejó ir a residir en el lugar donde deben efectuar su trabajo.

Si no hacemos una concienciación esta pandemia que se ha vuelto endémica y ha creado una nueva cepa contagiará de manera irrestricta a más del 70% de la nación.

Si los políticos, la oligarquía bascosa, los anatosistas y estos pobres que oprimen a otros pobres no son solidarios el pueblo en su mayoría tiene que dar el ejemplo, el 2021 es un nuevo comienzo.

Para despedirme en este año les deseo de profundo corazón que tengan un ¡Próspero Año Nuevo! que Dios nos bendiga.

Ricardo Guamán Araujo

Twitter: @EMDLS

Abrir chat