Viaje sin retorno…

Creo que es un deber inexcusable dirigir una pocas y sentidas palabras o mejor escribir unas cuartillas para expresar el dolor, el sentimiento de pesar que embarga a sus familiares y amigos por el fallecimiento o desaparición de un ser querido, más cuando se trata del hermano mayor que fue en buena parte, en los primeros años, el timonel del hogar. El fallecimiento de nuestro recordado y querido hermano, licenciado Víctor Antonio Carrión Maldonado, fue el golpe más recio, más duro que sus familiares hemos recibido, en especial su más cercano entorno, como su digna y respetable esposa, señora María Beatriz Jaramillo Puertas, así como para todos y cada uno de sus hijos e hijas que por sus calidades morales e intelectuales honran y enaltecen a nuestra tierra.  El Lic. Víctor Antonio Carrión Maldonado se ganó el aprecio y afecto de sus compañeros de trabajo, especialmente del Instituto Emisor, por su capacidad y pulcritud que supo imprimir en las duras y delicadas tareas que, con sobra de merecimientos, se le habían confiado.

Empero, tu nombre y servicios que ofreciste, en la Sucursal del Banco Central de Loja, con la eficiencia y rectitud ejemplar de tu comportamiento, constituyen el mejor timbre de orgullo que puedes dejar como recuerdo a tu dilecta y apreciada esposa, a tus queridos hijos e hijas, a tus hermanos y hermanas, a la sociedad en general que lamentan tu sensible e inesperada partida. Paz en su tumba, recién abierta y que el Supremo Hacedor, en sus justos designios, te haya concedido la gloria y dicha que bien te la mereces, querido e inolvidable hermano. Que la tierra os sea leve…

José Benigno Carrión M.

josebenignocarrion@hotmail.es

Abrir chat