Un implante cloquear debe colocarse en 10 días o paciente se queda sordo de por vida

El abogado del afiliado al IESS interpuso una acción de protección que es favorable a él.

Carlos Bravo González es el abogado defensor de Carlos M. C.
Carlos Bravo González es el abogado defensor de Carlos M. C.

La colocación de un implante cloquear en uno de los oídos de Carlos M. C., de 63 años, es inminente y la instalación solamente podría hacérsela en 10 días y ello dependería del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) de la provincia de Loja, quien debe adquirir el audífono.

Carlos Bravo González, abogado de Carlos M. C., indica que a través de una acción de protección la Unidad Judicial de Familia, Mujer, Niñez y Adolescencia de Loja, admitió el pedido y dispuso en su resolución, hace un mes, que el IESS entregue ese implante cloquear inmediatamente.

«Ha transcurrido el tiempo y el IESS, representado por el doctor Ricardo Bueno Arévalo, no proporciona hasta el momento ese implante», indica Bravo González, quien advierte que la vida de su patrocinado está en riesgo y eso ahonda el sufrimiento de Carlos M. C. y de su familia.

Especificación para compra

Bravo González insiste que el IESS no le proporciona el implante cloquear a su patrocinado y si en 10 días no se coloca el audífono él perdería totalmente la audición lo que llevaría a que Carlos M. C. pierda el sentido de la orientación, del equilibrio y otras funciones vitales para la existencia. 

Ricardo Bueno Arévalo, director administrativo del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), indica que el afiliado ha sido atendido en el hospital Carlos Andrade Marín, de tercer nivel, de Quito, y el especialista será quien dé las especificaciones para la compra del audífono.

«Hemos sugerido y hemos conversado con el director general para que ellos compren el implante y el valor nos lo facturen a nosotros», indica Bueno Arévalo, quien explica que el IESS sólo cuenta con implantes que son para niños, más afirma que está por solucionarse ese requerimiento.

Sensibilidad a Director

Bravo González aclara que los ocho días para que se cumpla con la sentencia emitida en la acción de protección vencieron hace un mes. Él apela a la sensibilidad del director Bueno Arévalo para que se adquiera el audífono y se lo implante a su patrocinado inmediatamente.

«Ruego que nos entiendan y si existe algún problema con el tiempo lo podemos solucionar llegando a un acuerdo con él y firmamos cualquier tipo de documento y el afiliado no sienta que lo vamos a desproteger en el caso de que se cumple ese tiempo», expresa Bueno Arévalo.

El 29 de octubre de 2019 Carlos M. C. ingresó caminando al hospital del IESS de Loja por un dolor de cabeza y fiebre y salió en silla de ruedas. En esa casa de salud estuvo varios días sin saber qué enfermedad tenía. Empezó a perder la audición en el hospital le habrían dicho que era por la fiebre.

‘Quedaría totalmente sordo’

Carlos Bravo Gonzalez indica que en noviembre de 2019 Carlos M. C. salió del hospital del IESS de Loja en silla de ruedas y totalmente sordo y sin poder comer. Él y su esposa pese al riesgo de contagiarse con el Covid-19 acudieron al hospital del IESS solicitando ayuda que a la final no se le brindó.

PARA SABER

La Sala de lo Civil y Mercantil de la Corte de Justicia de Loja desestimó la apelación que el IESS hizo a la acción de protección y le dio 8 días para que compre el implante y que en el término de 2 días de adquirido se intervenga a Carlos M. C. para colocar el audífono.

Abrir chat