Tributo al emprendedor

¡Cuidado te confundas! No es algún acto destinado a emprendedores. Aunque parezca haberse concebido con dedicatoria, es una contribución a pagar, por parte de 1 millón aproximadamente de microempresarios del país. Se trata del Régimen Impositivo para Microempresas (RIM), que empezó a cobrarse desde enero 2021, ojo sin importar si el 2020 tuviste o no utilidades. Y no cabe duda, que el año anterior fue complicadísimo por la caída de ventas, debido a la pandemia.

Este RIM, establecido en la Ley de Simplificación y Progresividad Tributaria aprobada en 2019 por tiendas políticas cuyos candidatos, en estos días buscan el voto –aunque ése es otro tema-; entró en vigencia en 2020, y empezó a pagarse desde este enero 2021. La norma, afecta a la ya deteriorada liquidez, de quienes representan el 45% de contribuyentes del país.

Señores que hacen las leyes ¡no sean malitos! si no van a ayudar tampoco interfieran con más barreras al emprendimiento formal. Que de por sí, la tienen complicada en estos días haciendo gimnasia financiera para honrar compromisos con proveedores, colaboradores, banca, etc.

No estamos en contra del pago de impuestos, pues son necesarios en una sociedad que se desarrolla, pero es preciso estabilizar el marco regulatorio, que dé señales claras de confianza a quienes buscan salir adelante. El 2020 fue dificilísimo para la mayoría, incluyendo el Estado que también necesita liquidez, pero no solo a costilla de quienes menos utilidades generan.

Marlon Tandazo Palacio

@MarlonTandazoP

Abrir chat