Que el Grinch no te robe la Navidad

Ya preparados para celebrar la Navidad y con altas esperanzas de una vacuna que por fin nos devuelva algo de normalidad, se decreta un nuevo estado de excepción en el país, con medidas que sin duda cambian nuestras expectativas sobre la noche buena. Medidas que, entre el conocimiento y la incertidumbre, nos dejan en un ambiente desolador.

Se generan restricciones que parecieran tener más razones en su contra que a favor y no por la importancia que requiere la emergencia sanitaria, sino por lo contraproducentes que pueden ser, como la restricción de la circulación de vehículos particulares, que incentiva el uso del transporte público, en donde las probabilidades de contagio son mayores, y que decir de las medidas que ralentizan la reactivación económica del país. Recordemos que la mejor prevención durante estas fiestas está en nuestras manos y no depende de los decretos sino de nuestro comportamiento.

El Grinch, creado con un trasfondo crítico al consumismo de la navidad, es un personaje de ficción que nos enseña el valor de la navidad, por eso, no dejemos que nada nos la robe. Busquemos el verdadero significado de la noche buena, que nuestra verdadera motivación sea el amor hacia nuestros seres queridos, hacia ellos con los que puedes sentirte en la libertad de ser feliz, pero también hacia aquellos que, aunque no conozcas, sabes que necesitan de ti, hoy es el mejor momento para no olvidarte del amor al prójimo.

Feliz noche buena, prospero Año Nuevo y que el Grinch no te robe la Navidad.

Diego García Vélez

dfgarciax7@gmail.com

Abrir chat