Pobreza de aprendizaje

La pobreza de aprendizaje, definida como la proporción de niñas y niños que a los 10 años no pueden leer y comprender un texto simple, es crítica en Ecuador; donde el 63% de niños a finales de la edad de primaria están en esta situación.

A inicios de diciembre, el Banco Mundial pronostica que para 2021 debido al impacto de la pandemia, en los países de América Latina, la pobreza en aprendizaje podría incrementarse en un 10% adicional. Esto implicaría que en Ecuador de cada 100 niños, de 10 años,  que asisten a la escuela, tan solo 30 de ellos tendrán las competencias para una comprensión lectora.

Cuestión que agravaría las inequidades socio-económicas, considerando que los resultados del aprendizaje son más bajos para los niños pobres. Según datos disponibles de años anteriores, referidos a los alumnos de séptimo año de educación básica en el país, el 62% de los estudiantes de los segmentos más pobres no tienen competencias en Matemática, mientras que el 26% de niños de los hogares más ricos carecen de estas competencias. En Lectura, al 41% de estudiantes de los estratos socio económicos más pobres les hace falta conocimientos y habilidades para esta actividad, mientras que el 6% de niños de las familias más ricas no son competentes en Lectura.

Esto nos debe preocupar como sociedad, ya que tenemos la responsabilidad de disminuir esta problemática y sentar las bases del capital humano. 

Abrir chat