Patria y Pueblo

Me encanta escribir sobre las cosas que a nadie más le preocupan, el respeto a los demás es una de ellas y  la libertad es otra de esas cosas que hoy poco importan, ya somos propensos a creer  que siempre estuvieron ahí y que seguirán estando por siempre.

El respeto por los demás y la libertad de las personas son aspectos vitales de la convivencia humana y que siglos atrás no existían, pero que llegaron con la civilización.

Pero también hay cosas sobre las que no escribo, como patria y pueblo, que según Luis Sánchez-Moliní, “son palabras hermosas pero hay que usarlas poco y con mucho cuidado como el comino en el estofado”.

Estas cuatro palabras sueltas que les he mencionado, respeto, libertad, patria y pueblo, en realidad están íntimamente relacionadas y dicen mucho sobre lo que una sociedad idealiza, luego esas ideas marcarán el sendero por donde  esa sociedad transitará en un futuro.

Y claro está, somos una patria que se ha construido en base a lo que su pueblo ha decidido, somos lo que somos como país, porque nosotros lo hemos decidido, si hemos llegado hasta donde estamos, es decir, en el tercer mundo, es porque este pueblo como un solo cuerpo místico así lo ha decidido, nadie más,

Somos un pueblo que cuando nos ponen a escoger entre ser  una sociedad sin ricos o una sociedad sin pobres, una gran mayoría preferirá la primera opción, y esto es entendible por nuestra actitud pobrista y por nuestros complejos y envidias convertidos en ideología.

Los pueblos y las naciones tienen al igual que los individuos, su propia personalidad, de ahí que Votaire hablaba del “spirit des nations” y Heguel y Herdert del “volksgeist”. Esta idiosincrasia propia, común a todas las patrias, está constituida por la suma de su historia, más sus características étnicas, más su clima,  más su cultura, pero sobre todas las cosas por sus decisiones.

Fredy Cueva Castillo

chazo1970@hotmail.com

Abrir chat