Neuro-política

Ante el modus operandi de la política en los últimos días y como amante de la neurociencia, me dejan estas conclusiones: Que aún el código antropológico del ciudadano está muy por debajo de lo que busca su inconsciente. Es decir, la mayoría de decisiones que cada individuo realiza aún se ve atado a sus improntas mentales que fueron programadas mediante la herencia social en las últimas tres generaciones, el caso que mucha gente se deja llevar solamente por el lenguaje político de ciertos actores políticos y no por lo que realmente se vive, es decir, no existe congruencia entre las palabras y los actos

Muchos elegimos de manera pasional y sentimental y por ello no tomamos las mejores decisiones, pero a veces tomar decisiones muy racionales nos lleva a buscar lo perfecto, lo cual en la vida real no existe, o ¿Acaso conocen algún ser humano vivo que sea cien por ciento perfecto? La política necesita primero un examen de conciencia personal y luego colectiva para tomar la decisión de ejercer su derecho al voto, caso contrario está realizando un boto. Lo que significa que la sociedad pierde y su rezago se ve aumentado en el bienestar social

Así que, ¿Usted votó inconscientemente por su vida, su familia o votó siendo consiente para su vida y la de los demás? Se lo dejo a su criterio, pero rompa esos lasos de odio y amarre sus correas mentales para el bienestar social antes que el personal.

Andrés Ontaneda Vivanco eaontaneda@gmail.com

Abrir chat