Nada cambia si tú no cambias

Estamos próximos a vivir unos nuevos comicios electorales, donde nos seguimos haciendo las mismas preguntas: ¿Quién es el mejor candidato? ¿Quién tiene las mejores propuestas? ¿Por quién tengo que votar? Podemos votar por cualquiera ¡eso no importa! Los candidatos no van a lograr nada solos, lo van a lograr si todos cambiamos.

Debemos tener claro que sea quien sea el que gane las próximas elecciones, necesitará de un cambio cualitativo, donde los ciudadanos reemplacen aberraciones, deformaciones y vicios culturales que arrastramos por cientos de años, por nuevos sentimientos, actitudes y valores que se sumarían a los que ya tenemos y así configurar un nuevo perfil cultural del ecuatoriano. Pasar de hábitos y costumbres perniciosas que durante años inconscientemente hemos institucionalizado en nuestro diario vivir: El abuso de autoridad. El egocentrismo, narcisismo. Somos una sociedad racista encubierta. Existe mucha discriminación y exclusión racial, social y económica. Se practica la “viveza criolla”, la “sapada” y el engaño. La “ley del menor esfuerzo”, la inversión mínima de esfuerzo. El machismo, femicidio, “marido pega, porque marido es“. Deshonrar la palabra. Institucionalización de la “comisión” y la coima. Tener hijos irresponsablemente. Consumo excesivo de alcohol, cigarrillo y drogas. Conducir vehículos de forma impulsiva, doble fila, obstrucción del tráfico. Peatones que se cruzan la calle por cualquier lugar. Ascenso de la cultura consumista, comprar objetos innecesarios que exaltan la envidia, haciendo creer que más se vale mientras más se tiene.

Si queremos un mejor país, no deleguemos esa responsabilidad a “salvadores” ¡no existen! Si no cambias tú, Ecuador no cambiará. La principal “arma” es el buen ejemplo de los adultos, las autoridades, funcionarios públicos, padres de familia y los ciudadanos que deben influenciar positivamente en los niños, adolescentes e hijos. Aníbal Ponce decía: “Hay algo que jamás perdonan los niños y jóvenes a sus maestros: la contradicción en el pensar y la incorrección en la conducta”.

Andrés Sigcho O.

andres_575@hotmail.com

Abrir chat