La Ley de Desarrollo Fronterizo, ocho años únicamente en el papel

La normativa sigue en letra muerta. Los beneficios no llegan, pese a su aprobación. Se habla que falta voluntad política.

En la ciudad de Macará, en el límite fronterizo, el intercambio binacional es nulo, al momento.
En la ciudad de Macará, en el límite fronterizo, el intercambio binacional es nulo, al momento.

La Ley de Desarrollo Fronterizo, que está en plena vigencia por cerca de dos años ya, sigue causando molestias por su aún no aplicación. Uno de los más críticos es el alcalde del cantón Macará, de la provincia de Loja, Alfredo Suquilanda Valdivieso, quien dice que lamentablemente esta norma ‘duerme el sueño de los justos’, en tanto que la asambleísta, Jeannine Cruz Vaca, habla de una falta de voluntad política.

Un antecedente

La Ley viene desde  el régimen del  entonces presidente de la República, Rafael Correa Delgado, quien la vetó en 2012. Luego, en mayo de 2018, fue aprobada por la Asamblea Nacional y reglamentada pocos meses después de ese mismo año. Su razón de ser comprendió beneficiar a los cantones ubicados a 40 kilómetros de la frontera que, en el caso de esta provincia, corresponde a Puyango, Macará, Zapotillo y Espíndola.

“La Ley está vigente y, por tanto, debe aplicarse, pero no se la aplica”, expresa el burgomaestre macareño, cantón ubicado en el límite con el vecino del sur: el Perú.

La Ley, que beneficia a alrededor de 64 cantones ecuatorianos, regula el régimen de atención preferencial de todos los niveles de Gobierno, cuyas ventajas son en los ámbitos de inversiones, aranceles, comercio, entre otros, pero “no se aplica”.

La Ley contempla, entre otros, que se debe aumentar el presupuesto a cada uno de los municipios fronterizos en un 150 por ciento, la creación de un bono para los funcionarios, permitir el desarrollo económico y cultural, aranceles bajos para importaciones, préstamos para los agricultores y ganaderos.

Pero, en criterio del alcalde Suquilanda, nada de esto se ha cumplido y que hace falta la voluntad política para su aplicación. También dice que ello se debe que la Ley, al favorecer a los sectores marginales y no a los de gran capacidad económica, poco o nada interesa.

Otro de los aspectos que considera el burgomaestre para su no ejecución es que en la frontera “hay pocos votos”, como tampoco ha escuchado que algún asambleísta lojano, de los cuatro existentes, haya planteado en la Legislatura que entre en vigencia, aunque sí expresa que se habla que hay que reformarla sin haberla aplicado.

Es necesaria su aplicación

En la parroquia rural de Zapotillo, Mangahurco, ubicada a un kilómetro y medio de la línea de frontera con el Perú, también se pide la aplicación de la Ley porque beneficiará a ese sector y al cantón en general.

La presidenta del Gobierno Parroquial, Mercedes Farfán Becerra, considera vital que esta norma entre en vigencia, principalmente en este tiempo de pandemia cuando el desempleo y la crisis económica castigan a los diversos sectores. 

Su llamado a los asambleístas lojanos es que se interesen porque la Ley de Desarrollo Fronterizo se concrete y para ello considera necesario que se faciliten los trámites respectivos.

‘No hay la decisión política’

 En criterio de la asambleísta por Loja, Jeannine Cruz Vaca, el reglamento no desarrolla los conceptos establecidos en la Ley, pero también expresa que no hay la decisión política para poner en funcionamiento los consejos fronterizos.

Añade que, de la evaluación que se hizo, se concluyó que se debe reformar la Ley para precisar varios ámbitos, pero independiente de ello, según insiste, se nota la ausencia de decisión política.

Jeannine Cruz precisa que muestras de la falta de voluntad son, por ejemplo, no se ha cumplido adecuadamente las obligaciones legales sobre cobertura de Internet, incluso antes de la pandemia “se notaron varias falencias en las normas referentes al fortalecimiento de la conexión aérea en las capitales de la frontera”.

Paltas, al margen

La vicealcaldesa de Paltas, Yennifer López, expresa que lamentablemente su cantón no está dentro de los beneficiados con la Ley de Desarrollo Fronterizo y que con ello se pierde mucho, especialmente en los aspectos arancelarios y, sobre todo, comercial.

 No obstante, la autoridad cantonal exhorta a los alcaldes de los cantones beneficiados y a la ciudadanía en general a exigir que se cumpla con la aplicación de la Ley, principalmente, “en este tiempo cuando se necesita con urgencia la reactivación de la economía para irnos levantando de esta crisis que ha afectado al mundo entero”.

CLAVE

La Ley viene desde el régimen del presidente, Rafael Correa Delgado, que la vetó.

PARA SABER

Los cantones beneficiados son aquellos que se encuentran a 40 kilómetros de la línea de frontera.

Abrir chat