El transporte escolar lojano espera una reactivación total

Durante la pandemia, muchos trabajadores del sector tuvieron que realizar otras actividades para generar recursos económicos.

Se estima que en Loja, existen más de 170 unidades que prestan el servicio.
Se estima que en Loja, existen más de 170 unidades que prestan el servicio.

El sector del transporte escolar en Loja, actualmente vive una reactivación parcial, luego de haber estado paralizado más de un año y medio a causa de la pandemia del Covid-19.

Esta reactivación les da ‘un respiro’ a los transportistas, aunque la incertidumbre sigue para ellos porque desconocen cuándo podrán volver a laborar como lo hacían antes del inicio de la emergencia sanitaria por el virus.

Durante este más de año y medio, los transportistas escolares han atravesado momentos complicados, especialmente en lo económico. Wilmer González Quinde, quien además es músico y labora trasladando estudiantes desde 2013, tuvo que incluso vender algunos de sus instrumentos musicales para sobrevivir a estos meses. También desarrolló otras labores como entregar, en motocicleta, pedidos a domicilio. Últimamente, desde que las autoridades del Comité de Operaciones de Emergencias (COE) dieron paso al retorno progresivo a las aulas de los estudiantes, pudo volver a trabajar de una manera parcial por un corto tiempo, pues el plantel para el que prestaba el servicio, suspendió las actividades presenciales por casos de posibles contagios de Covid-19 en estudiantes, aunque han anunciado que este lunes 10 de enero retomarían las labores.

Realidad

Según Jimmy Quezada Rosales, gerente de una de las cooperativas de Loja, que agrupa a más de 50 socios, el sector del transporte escolar es el último en reactivarse, aunque no al 100%. Estima que en la localidad, a lo mucho un 50% ha empezado a trabajar. No obstante, se muestra preocupado por la nueva variante del Covid-19 y las nuevas disposiciones de las autoridades que se puedan venir.

Recuerda que al no estar autorizados a laborar por la pandemia, los transportistas escolares tuvieron que realizar diversas actividades a fin de generar recursos económicos. Por ejemplo, manifiesta que algunos adaptaron sus vehículos para distribuir productos como yogur, prendas de vestir y “transportar lo que se podía”. Eso lo hicieron “los compañeros que pudieron”, dice, pero hay otros que no tuvieron más opción que guardar sus unidades. En casos más extremos, otros se vieron obligados a vendieron sus carros porque no pudieron cumplir con los pagos de los préstamos que obtuvieron en los bancos para comprar los vehículos.

VOZ

“En realidad el transporte escolar no se ha reactivado al 100%”

Jimmy Quezada Rosales, gerente de una cooperativa

Abrir chat