El invierno y sus secuelas

Convencidos estamos que ni los más entendidos en meteorología podían pronosticar un invierno tan severo del que hoy el Ecuador y particularmente Loja vienen soportando, no se diga la ciudadanía que no estuvo preparada para contrarrestar las secuelas negativas que hoy se ponen en evidencia. Pero lo que si queda al descubierto es la endeble infraestructura que en materia de vialidad, edificación y saneamiento ambiental mantiene esta parte de la geografía ecuatoriana; por ejemplo desde varios días más de 38 barrios de esta urbe mantiene contratiempos con el abastecimiento del líquido vital.

Revisando un poco la historia,  debieron pasar 10 años para que la provincia de Loja vuelva a soportar un desastre natural de esta magnitud. El colapso de tramos de las tuberías de los sistemas de agua potable Curitroje y Carigán, ha conllevado al Municipio de Loja, a plantear la construcción de una conducción de agua, que representa una fuerte inversión económica, un duro reto para las autoridades lojanas.  

Las lluvias continuas en esta parte del país paralelamente han derivado en cierre de vías, por los constantes deslaves y cuarteamiento del asfalto en otros casos, a esto se suma el derrumbe de viviendas tanto públicas y privadas; para el efecto se requiere una intervención urgente e integral de las instituciones del estado que tiene competencia en estos menesteres.

Quien diría, el agua es vida, y es que cuando más hablamos de su escasez  y cada vez hay menos en el planeta, en cuestión de días, la tenemos en exceso y es causante de un desastre natural; las contradicciones de la vida que nos pone en algún momento a meditar y hacer conciencia de lo endebles que somos frente a la naturaleza.

Sybel Ontaneda Andrade

sybelontaneda@hotmail.com

Abrir chat