Desafíos políticos y económicos del presidente electo del Ecuador

El pasado 11 de abril el Ecuador vivió una fiesta democrática, de cara a la elección de su nuevo presidente, aceptando el compromiso con su electorado del ganador y reconociendo la derrota por parte del perdedor. Los ecuatorianos hoy sabemos que el presidente que nos gobernará durante los próximos 4 años será Guillermo Lasso Mendoza, que llega al mando presidencial a través de un partido ideológicamente amparado en principios de derecha y con una convicción clara de libertades.

El presidente electo debe rápidamente virar la página y ponerse a trabajar desde dos visiones, la política y la económica. En la primera requiere tener un espacio de gobernabilidad, que no la tiene en la Asamblea Nacional, por ende, es urgente la búsqueda de alianzas, que podrían darse con Pachakutik y la Izquierda Democrática, por la posición demostrada por sus líderes en la segunda vuelta electoral; además de proponer un plan urgente de recuperación de la institucionalidad en el Ecuador para luchar contra la corrupción y sus redes.

Por otro lado, los desafíos económicos se basan en la recuperación económica, ya que debe afrontar niveles de pobreza cercanos al 30%, solamente 3 de cada 10 ecuatorianos hoy poseen empleo adecuado, un déficit fiscal de más de 7% además de las condiciones establecidas por el FMI frente al último crédito aprobado de 6500 millones de dólares.

Bajo este escenario, él ha planteado resolverlo con un plan de gobierno de apertura a la inversión, aumento de producción petrolera, y recorte del déficit a través de la disminución de gastos; sin embargo, el nuevo presidente no debe olvidar que hoy más que nunca deben ser acompañadas de políticas sociales que soporten los grandes impactos que ha dejado la mala administración pública y la pandemia.

Leonardo Izquierdo Montoya

leonaro.izquierdo.m@gmail.com

Abrir chat