Corrupción y emergencia

A propósito del Día Internacional contra la Corrupción, el Secretario General de Naciones Unidas, António Guterres ha calificado a esta práctica como “criminal e inmoral, considerándola como la máxima traición a la confianza pública. La corrupción es aún más perjudicial en tiempos de crisis, como está ocurriendo ahora en el mundo con la pandemia por el Covid-19. La respuesta al virus está creando nuevas oportunidades para explotar la supervisión débil y transparencia inadecuada, desviando recursos que deberían ser destinados a personas que se encuentran en su momento de mayor necesidad.”

La corrupción no es un fenómeno nuevo para el mundo, los escándalos políticos constantemente minan los medios de comunicación con nuevos casos y nosotros, la ciudadanía en general, ciega como la verdadera justicia e impotente ante el desconocimiento es víctima constante del robo inescrupuloso de funcionarios que valiéndose de la emergencia sanitaria y aún más allá del contexto de la pandemia se han aprovechado de la contratación pública para desviar fondos en beneficio personal e inclusive político. Según Transparencia Internacional, la corrupción en emergencia aumenta su impacto en la sociedad. Guterres por su parte, hace un llamado para que juntos podamos crear sin demora.

unos sistemas más sólidos para la rendición de cuentas, la transparencia y la integridad para prevenir el mal uso de los recursos públicos por parte de personas u organizaciones delictivas, como vemos, lo que realmente está en juego en este caso es la perdida innecesaria de vidas a causa de esta nefasta práctica.

Abrir chat